(EFE).- El invierno que empieza mañana por la tarde, a las 17.28 horas, se prevé en el País Vasco «más cálido de lo normal» y «ligeramente húmedo», con temperaturas y lluvias «algo superiores» a la media en todas las zonas, salvo marzo, que se espera «seco» por los frecuentes episodios de viento del sur.

Ésta es la conclusión que ha obtenido la delegada territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Euskadi, Margarita Martín, tras analizar, como ha explicado hoy en rueda de prensa en San Sebastián, «el desacuerdo» existente entre los modelos climatológicos que ofrecen las distintas agencias europeas y estadounidenses.

En sus cálculos para la nueva estación, ha señalado, hay «bastantes discrepancias» pero, para la zona geográfica en la que se ubica Euskadi, «todos los modelos están de acuerdo» en predecir un invierno «algo más cálido de lo normal», tendencia que será probablemente más aguda en marzo.

Martín estima por tanto para el próximo trimestre alguna décima -«quizás 2 o 3»- por encima de la temperatura media, que en Euskadi se sitúa en los 8,7 grados centígrados en las provincias costeras y 6 grados en el interior.

En cuanto a las precipitaciones, la meteoróloga ha predicho que enero y febrero serán ligeramente más cuantiosas de lo habitual en Gipuzkoa y Bizkaia, que suelen registrar 135 litros por metro cuadrado de media mensual, y dentro de lo habitual en Álava, donde el promedio se sitúa en los 87 litros.

Marzo se espera no obstante «seco», tanto en la vertiente cantábrica como en la mediterránea, por lo que posiblemente lloverá por debajo del promedio, que es de 150 litros por metro cuadrado en el litoral y 70 en el interior.

Las fechas navideñas serán previsiblemente «un ir y venir de frentes», ha comentado, pero entre ellos dejarán días de tiempo más tranquilo y estable que «afortunadamente» coincidirá con los días festivos.

Así, mañana, se podrá disfrutar de las ferias de Santo Tomás con «cielos grises y cerrados, pero sin precipitaciones», temperaturas máximas que alcanzarán los 12 grados y viento prácticamente en calma.

Los días 24 y 25 de diciembre subirá previsiblemente la temperatura y se despejarán los cielos, con la ayuda del viento del sur, situación que se mantendrá hasta el 26, cuando un nuevo frente frío, que durará unas 4 jornadas, «traerá bastante lluvia y desplome de los termómetros».

La mejoría volverá el 29 y se instaurará el 30 para quedar los días de Nochevieja y Año Nuevo con «una situación anticiclónica de tiempo seco y soleado».

La delegada de AEMET ha hecho también un balance meteorológico del último trimestre de 2017 considerado como el otoño, que, a la espera de cerrar los datos de los últimos días, será clasificado como «normal» en cuanto a temperatura, con una media de 11,8 grados cuando el promedio se sitúa en los 11,6, y «húmedo» en pluviometría, salvo en Álava, donde «gracias a las lluvias de noviembre se compensó la sequía de octubre».

Los datos globales registrados durante el otoño en Euskadi cifran en 13,1 grados centígrados la temperatura media en Igeldo (cuando el valor promedio es 13,2 grados), 12,7 grados en Loiu (12,6) y 10,5 en Foronda (10,4); mientras el observatorio guipuzcoano contabilizó 530 litros por metro cuadrado (frente a la media de 473 l/m2), el vizcaíno 472 litros (407) y el alavés de 204 (196). EFE



Dejar respuesta