En pocas horas se acabó la estación de autobuses de Los Herrán. Nació como plataforma provisional y estuvo más de dos décadas. Pero hoy le llega la hora. Se anunció su finiquito nada más nacer. Pero ha aguantado mucho más de lo previsto.

Esta noche le sustituirá la estación de Lakua.

La nostalgia presidía la visita que hemos hecho esta tarde. Poca gente, pantallas apagadas, carteles anunciando el cambio, luces sin encender a pesar de la penumbra y sombras del interior, habitáculos de compañías cerradas…

Quien más, quien menos tiene alguna historia en esta estación. Prisas, carreras, pérdida de autobuses, acudir a recoger a un familiar, recibir la visita inesperada, salir de vacaciones, ir a las fiestas patronales de… Las nuevas historias se construyen desde esta noche.

 



Dejar respuesta