Ilustran el Plan de Emergencias aéreas con Foronda (fotos)
fotos irekia

El Gobierno Vasco ha puesto a disposición de los servicios de emergencias de Euskadi el Plan Especial de Emergencias Aeronáuticas de Euskadi a través de su publicación íntegra en la página web www.euskadi.eus. Ilustrado con un simulacro en Foronda – Vitoria.

El Plan, primero de estas características homologado en el conjunto del Estado, aborda de forma integral la gestión de los distintos supuestos de emergencia aérea, articula la coordinación entre instituciones, organismos y servicios e incluye la variable psicosocial dirigida a las personas afectadas y sus familiares a través de la figura “Persona de Contacto” (PECO).

 

El Plan, integrado a su vez, en el  Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI), recoge los siguientes supuestos: emergencia declarada por pilotos de aeronaves en vuelo que puedan derivar en accidente aún no producido, emergencias ocurridas en instalaciones aeronáuticas (aeropuertos, aeródromos y helipuertos), sean o no producidas por accidentes de aeronaves, emergencias aeronáuticas de la aviación civil que se produzcan en cualquier punto del territorio de la comunidad autónoma y emergencias que, aun sucediendo fuera de la misma, se deriven de un vuelo con origen, escala o destino en cualquiera de los aeropuertos de Euskadi.

Además del concurso de los diferentes grupos de acción previstos (Grupo de Intervención, Grupo de Seguridad, Grupo Sanitario, Grupo Logístico y Grupo de Apoyo Técnico), el Plan prevé la activación del “Programa de Atención Psicosocial”, dentro del cual figura la denominada “Persona de Contacto” (PECO) como elemento clave en la prestación asistencial a las víctimas de accidentes de aviación civil y a sus familiares, así como en la coordinación, en esta materia, con todos los organismos implicados.

Con este Plan, el Gobierno Vasco da cumplimiento a la normativa existente en materia de seguridad aeronáutica. Si bien en nuestra comunidad este tipo de riesgos son limitados, ya que los sistemas de seguridad han reducido enormemente la posibilidad de que se produzcan, aún persisten en el recuerdo colectivo aquellos accidentes en los que la catástrofe estuvo presente en nuestro entorno.

 



Dejar respuesta