Esta pasada semana la Comisión Permanente se reunió por primera vez desde la elección del Cardenal Arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, como presidente de la Conferencia Episcopal Española.

Se han producido los primeros nombramientos de cargos directivos en la que destaca el nombre de una mujer, la primera laica directora en la Conferencia Episcopal.

Se trata de María Francisca Sánchez Vara, hasta la fecha responsable del Departamento
de Trata de Personas y desde ahora directora de la Secretaría de la Subcomisión para Migraciones y la Movilidad Humana, cuyo presidente es Juan Carlos Elizalde, Obispo de Vitoria.

“Decidí elegirla a ella para acompañarme en este área por nuestra estrecha colaboración en el pasado en temas de trata de mujeres, por su amplia sensibilidad y empatía sobre migrantes y refugiados y su capacidad de coordinación para llevar a cabo
proyectos” ha señalado Elizalde. “Es un acierto para toda la Iglesia”.

Esta madrileña de 49 años cuenta con una larga experiencia en asuntos de vulnerabilidades en personas de toda edad y condición, participando en citas internacionales sobre esta materia. En su etapa anterior fue especialmente crítica con la trata de menores y mujeres cuyo principal fin es la explotación sexual en España y en toda Europa.

En este sentido potenció protocolos de acompañamiento emocional y capacitación laboral para estos menores y mujeres con el objetivo de sacarles de esas redes de prostitución
y devolverles su dignidad ante su constante instrumentalización como meros objetos sexuales.

Esta Subcomisión presidida por el Obispo de Vitoria tiene una importancia clave en la Iglesia española al ser España destino de miles de personas migrantes o zona de paso hacia otros países europeos.


Compartir

Dejar respuesta