Gobierno Vasco Vitoria-Gasteiz

El Gobierno Vasco complementará las prestaciones más bajas por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con hasta 150 euros mensuales en el caso de los trabajadores con una base reguladora inferior a los 20.000 euros al año.

Se ha reunido en Vitoria el Grupo de Empleo de la Mesa de Diálogo Social, en la que el Ejecutivo ha acordado con la patronal vasca Confebask y los sindicatos CCOO y UGT esta medida, que tendrá un coste aproximado de 6 millones mensuales para las arcas del Ejecutivo.

El acuerdo no comporta ningún compromiso para las empresas «que en principio no van a poner nada» (de dinero) para complementar las prestaciones que perciben sus trabajadores en ERTE, según ha explicado tras la cita la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, que ha comparecido acompañada de la titular de Justicia, María Jesús San José.

El complemento del Gobierno Vasco podría beneficiar a unas 44.000 personas, las que actualmente están en ERTE con una base reguladora inferior a los 1.666 euros mensuales y un salario bruto anual de hasta 20.000 euros.

De manera inicial se complementarán las prestaciones desde el 1 de julio y hasta el 30 de septiembre. Los trabajadores con una jornada laboral inferior al 50 % percibirán 100 euros y aquellos con jornadas superiores al 50 %, recibirán 150. Estos tramos se mantendrán igual para todas las personas con salarios por debajo de la citada base de cotización.

La cuantía será fija durante todo el periodo de percepción, se reconocerá con independencia del tipo de contrato y en ningún caso se podrá percibir una prestación total superior a la retribución que se tiene en activo.

Este complemento, han explicado las consejeras, responde al compromiso anunciado por el lehendakari, Iñigo Urkullu, de asumir «una parte del esfuerzo que contribuya a paliar las situaciones de necesidad» de las «miles de personas en situación de vulnerabilidad» al sufrir «una merma importante» de sus ingresos durante los ERTE derivados de la covid-19.

El complemento será gestionado por Lanbide, que ahora debe desarrollar una normativa «lo más sencilla posible» para regularlo con la idea de que sea aprobado por el Consejo de Gobierno a la mayor brevedad.

Tras la reunión de la mesa, también ha comparecido la secretaria general de CCOO en Euskadi, Loli García, que ha destacado que la medida beneficiará a más del 50 % de los trabajadores vascos que están en ERTE «y sobre todo a quienes tienen los salarios más bajos».

«La Mesa de Diálogo Social muestra hoy su utilidad real» al alumbrar un acuerdo que «mejora el poder adquisitivo» de los trabajadores peor pagados con una medida de importante calado y de justicia social», ha añadido.

En todo caso CCOO negociará en cada empresa que esté en ERTE que esta complemente las prestaciones de sus trabajadores con independencia de que vaya a hacerlo el Gobierno Vasco.

El secretario general de UGT-Euskadi, Raúl Arza, ha reconocido en este sentido que las empresas no están obligadas a complementar estas prestaciones y que si lo hacen es por un «decisión voluntaria», al tiempo que ha coincido con CCOO en la conveniencia de negociar este aspecto en cada empresa.

Arza ha querido en todo caso «poner en valor» el acuerdo alcanzado hoy, que «cierra el círculo de un escudo social para los trabajadores en ERTE» que permitirá que los peor pagados se «acerquen a lo que cobran realmente».

Por su parte, la patronal Confebask ha valorado el acuerdo porque «contribuye a paliar la situación en un colectivo especialmente afectado» por la crisis de la COVID-19, pero lo ha considerado «insuficiente» al no incluir medidas «de apoyo a las empresas para el mantenimiento del empleo».

En una nota, la organización empresarial ha afirmado echar en falta medidas de apoyo expreso a las empresas, al considerar que «la mejor manera de proteger el empleo es proteger a las empresas que lo generan».

A su juicio, es «prioritario y urgente abordar ayudas para que las empresas vascas puedan mantener el mayor número posible de puestos de trabajo en un momento de reducida actividad e incertidumbre como el actual». EFE


Compartir

Dejar respuesta