La Junta de Gobierno Local ha aprobado la adjudicación del contrato del servicio integral de rocódromos municipales a la empresa Ebone Servicios de Educación y Deporte en la cantidad de 207.526,88 euros, IVA incluido.

Este contrato permitirá realizar de forma integral tanto la gestión y explotación como la organización de actividades, que antes se licitaban por separado, desde el 1 de enero al 30 de septiembre del próximo año.

Se han previsto algo más de 6.000 horas de servicio gracias al nuevo contrato (34,5 euros). De ellas, 685 se destinarán específicamente a todo el bloque de actividades de temporada que se promueven en los rocódromos municipales, entre las que destacan la iniciación a la escalada para escolares, la actividad “Topaketak” integrada en la campaña “Educar con y en el Deporte” o la campaña “Rumbo al Deporte”.

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz dispone de instalaciones para la práctica de la escalada en el polideportivo Ariznabarra (donde existe un rocódromo), en el Centro Cívico Hegoalde (rocódromo y boulder) y el Centro Cívico Salburua (rocódromo, boulder y parque de aventura). A todo ello se le suma el muro de velocidad para escalada recientemente instalado en Hegoalde.

Nuevo muro

Un nuevo muro de velocidad o “speedwall” para escalada se suma a la red de instalaciones deportivas municipales. El Centro Cívico Hegoalde acoge este elemento diseñado específicamente para entrenar la disciplina de velocidad. Cuenta con unas dimensiones de 15,44 metros de largo x 6 metros de ancho y se divide en dos vías idénticas de escalada, ajustándose a las especificaciones oficiales para practicar la que probablemente es la modalidad más espectacular de la escalada. A nivel estatal solo existen cinco instalaciones de estas características en Vitoria-GasteizPamplona, Lugo, Huelva y Madrid.

Este nuevo elemento deportivo es fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y la Federación Vasca de Montaña, que financia el coste de la instalación. Dado el tipo de escalada muy técnica que en él se practica, su uso se restringirá en un primer momento a las y los deportistas de la Euskal Selekzioa. La pared instalada en el Centro Cívico Hegoalde aspira a convertirse en una herramienta de gran valor para ampliar el seguimiento de la escalada de velocidad en Vitoria-Gasteiz y ciudades del entorno.

El muro de velocidad, elaborado en madera y poliéster, cuenta con los correspondientes equipos de protección individual y herramientas de cronometrado. Es el resultado de 20 meses de trabajo desde que se elaboraron los primeros diseños, con la complicación de encontrar el punto idóneo que permitiera acoger un elemento de estas dimensiones. A la espera de que pueda albergar una competición, ya lo han probado Sergio Delgado, seleccionador de la Euskal Selekzioa de escalada, e Irati Zabala, escaladora de la selección.

La escalada, en sus variantes de dificultad, boulder y velocidad, tenía previsto hacer su debut olímpico en los Juegos de Tokyo 2020, pero la COVID-19 ha obligado a posponerlo al año 2021. El récord de velocidad de la pared de quince metros de altura, en mujeres lo ostenta la indonesia Aris Sunsatu con 6,99 segundos, y en hombres el iraní Reza Alipour con 5,48 segundos.

 

Mejoras en Ariznabarra

Del mismo modo, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz acometerá próximamente diversos trabajos de mejora en las instalaciones del rocódromo ubicado en el polideportivo Ariznabarra. Se ha previsto una inversión de 36.901 euros en la actualización de componentes de las diferentes áreas de vertical, rampa, desplome y techo.


Compartir

1 Comentario

  1. Señor Urtaran, por éste y otros medios venimos siendo puntualmente informados de las partidas que destina el Ayto. a numerosos proyectos, en Euskadi y fuera de nuestras fronteras, siendo uno de ellos el rocódromo en el que se considera prioritario gastar 150.000 euros.

    Por eso me permito sugerirle otro proyecto al que destinar nuestro dinero, muchísimo menos costoso y solo durante el tiempo que dure la situación actual de pandemia.

    Quizás desconozca que con las actuales medidas sanitarias adoptadas, la mayoría de los pacientes ingresados en nuestros hospitales no pueden recibir visitas de sus familiares y es aquí donde la televisión pasa a ocupar un lugar importante en su día a día, prácticamente su única compañía y distracción y casi tan importante para ellos como la medicación y los cuidados que se les presta.

    Su uso es restringido y sólo accesible mediante la compra de una tarjeta y auriculares que viene a suponer 10 euros para 3 días por paciente más 1 euro para los auriculares.

    Estoy segura de que estas líneas llegarán a su conocimiento y de que este Ayto. podrá hacer algo al respecto. Muchas gracias.

Dejar respuesta