entreseccion_noticia

Calurosa tarde sin sorpresas en las alineaciones y ambientazo en Mendizorroza con 9.853 personas en las gradas. Tras el muy aplaudido saque de honor del equipo inclusivo de rugby del Gaztedi comenzaba el primer partido de la temporada en Vitoria.

Salida en tromba

Los hombres de Bordalás salieron bien plantados en el terreno de juego, presionando arriba con intensidad y sin complejos a la hora de demostrar su ambición de ir a por el partido. Enseguida llegaba el premio a esta actitud, Juli aprovechaba un bombeado pase en largo para ganar la espalda a los centrales ovetenses y en el intento de despeje, un defensor tocó lo justo el balón ante la salida de Esteban.

Tras el primer gol llegaron minutos de dominio del equipo albiazul, combinando en ataque y con mucha seguridad en el centro del campo para disfrute de una afición que se lo pasaba en grande en la grada. En el 17 llegaba el segundo. Pelegrín cabeceaba a bocajarro en el área pequeña un balón que Manu García le dejaba de cabeza tras pelear un centro.

El oviedo sólo se acercaba a la portería de Fernando Pacheco en jugadas a balón parado, bien resueltas por el guardameta Lo único que amargaba la tarde a la parroquia eran algunas decisiones del colegiado, muy riguroso a la hora de sancionar con tarjeta acciones del Alavés. Raúl García, Laguardia y Guichón se iban con amarilla en esta primera parte.

En el tramo final de la primera parte el Glorioso bajó el pistón lo que aprovechó el Oviedo para recomponerse. Los asturianos ganaron metros en el terreno de juego e incluso llegaron a marcar un gol en una jugada anulada por una clara falta de linares en el remate. Pero la ventaja continuaba intacta al llegar el descanso.

Segunda parte, mismo guión

En la reanudación el Alavés volvía a demostrar que tiene la portería contraria grabada a fuego en su adn. Salió muy adelantado poniendo muy nerviosa a la defensa ovetense. A destacar la exuberancia física en la presión de un hiperactivo Toquero. Los de Bordalás acumulaban ocasiones, Juli tras un centro de Guichón o Toquero a la salida de un córner pudieron lograr el tercero. Precisamente Toquero recibía otra rigurosa tarjeta por protestar.

El Oviedo vivió sus mejores minutos cuando Agirre encontró la llave para crear peligro por la banda izquierda y Fernando Pacheco tuvo que esforzarse para detener un remate dentro del área pequeña, demostrando su solvencia bajo palos. Pero enseguida el Alavés recuperaba el control del partido.

Mediada la segunda parte Estrada y Dani Pacheco entraban en el terreno por Mora y Femenía. Con los dos equipos acusando ya el esfuerzo, el Oviedo empezó a asumir riesgos que el Alavés aprovechaba para golpear al contraataque. Con este panorama saltó al campo Manu Barreiro en lugar de Juli para los últimos 5 minutos de un encuentro con un Alavés físicamente muy superior que en ningún momento ha visto peligrar los tres puntos.

Alavés: Fernando Pacheco, Carpio, Raul García, Laguardia, Juli (Barreiro, 85), Guichón, Mora (Estrada, min69), Pelegrín, Toquero, Manu (c) y Kiko Femenía (Dani Pacheco, min 72).

Oviedo: Esteban (c), Vila (Agirre, Min 45), Jon Erice, Susaeta, Héctor Font (Borja Valle, Min 45), Linares, Verdés, Fernández, Borja Gómez, Peña y Hervias.

Goles:

1-0 Fernández (pp) Min 5.
2-0 Pelegrín Min 17.

Foto web Alavés


Compartir

Dejar respuesta