El nuevo jugador del Deportivo Alavés Mamadou Loum manifestó este lunes que tiene que “demostrar a la gente» que el conjunto vitoriano ahora «tiene un animal” gracias a su envergardura física.

La declaración de intenciones en la presentación del centrocampista senegalés fue clara gracias a sus 188 centímetros de altura y 82 kilogramos de peso.

“Estoy muy contento de estar aquí, es una gran oportunidad para mí”, aseguró el jugador cedido por el Oporto y sobre el que el Glorioso tiene una opción de compra al concluir la temporada.

Este portento físico prometió que hará “lo posible para ayudar al equipo para llegar lo más lejos posible” y expuso que puede “aportar muchas cosas a la vez defensivamente y también ofensivamente”. Consciente de que puede “mejorar otras cosas” destacó que llega al Alavés porque como cualquier jugador “quiere jugar y demostrar las cualidades que tiene”.

“Aquí hay mucho ritmo y el fútbol es mucho más rápido pero somos profesionales y hay adaptarse rápido”, asumió el nuevo babazorro, llamado a ser titular en el equipo de Javi Calleja.


Compartir

1 Comentario

  1. La cosa es preocupante, porque no concreta si va a «jugar» como un gorila de montaña, como un búfalo cebú o como un rinoceronte negro por esos campos de dios. En cualquier caso, hace bien mientras miles de acéfalos se lo permitan, le jaleen y encima le paguen.

Dejar respuesta