(EFE).- El Alavés disputa mañana su último partido amistoso de pretemporada ante el Burgos en la localidad palentina de Aguilar de Campoo, donde participará en el tradicional Torneo de la Galleta.

Los vitorianos tratarán de mostrar los rasgos que el entrenador, José Bordalás, quiere implantar en el juego del equipo y tratarán además de romper su mala racha goleadora: cinco goles en los seis amistosos disputados hasta la fecha.

La finalización de las jugadas ofensivas está siendo el principal lastre de los de Bordalás, que además están acusando en exceso la ausencia por lesión de su referencia atacante, Manu Barreiro.

El Alavés ha terminado dos partidos sin marcar y los goles que ha logrado han sido ante conjuntos de inferior categoría como la Unión Deportiva Logroñés y el combinado de jugadores de la AFE.

Mañana sobre el césped de Aguilar de Campoo (18.30 horas) le espera el Burgos, que militará la Segunda División B, y ha confeccionado un grupo con aspiraciones para disputar la fase de ascenso.

Después de este duelo los de José Bordalás se centrarán ya a lo largo de la próxima semana en preparar su comienzo liguero, previsto para el sábado 22 de agosto en el campo del Huesca, a partir de las 20.30 horas.



Dejar respuesta