Vitoria: Extorsión tras contactar con una prostituta sin contratar
foto ajena a la informacion

La Casa de las Mujeres de Vitoria es un espacio dedicado a favorecer el empoderamiento feminista individual y colectivo, según el Ayuntamiento. Ha planificado para el día 11 una conferencia que levanta críticas. Al menos por el título:  ‘Trabajo sexual: ¿clandestino o con derechos? Denuncias y reivindicaciones’.

El Consistorio publica una carta ciudadana al respecto en el Buzón Municipal. CARTA:

«Quiero manifestar mi disconformidad con la organización, desde la Casa de la Mujer de Gasteiz, de la charla con el título “¿Trabajo sexual clandestino o con derechos? Denuncias y reivindicaciones”.

No entiendo que, desde una Casa de la Mujer, un lugar que debería ser espacio de reflexión, formación y acción en favor del feminismo y los derechos de las mujeres, se traslade a la sociedad la idea de que existe el “trabajo sexual”. Detrás de este nombre se esconde un blanqueamiento de la explotación sexual de mujeres y niñas para beneficio del sistema capitalista y patriarcal.

Sabemos que la mayoría de las mujeres en situación de prostitución han sido víctimas de trata, es decir, han sido llevadas a esta situación recurriendo a la amenaza, la fuerza, la coacción, el engaño, el abuso de poder o de su situación de vulnerabilidad, según la propia definición de trata que la ONU hace en el protocolo de Palermo.

Sabemos también que la pobreza tiene rostro de mujer.

Por tanto, las instituciones públicas deberían preguntarse, antes de hacer publicidad gratuita del “trabajo sexual”, a quién están beneficiando. Desde luego, no benefician a las mujeres, trasladando la idea de que es correcto e incluso deseable subordinar el propio deseo a la necesidad económica y a los deseos de los hombres. Haciendo creer que existe la “libre elección” de ser una mujer en situación de prostitución, obviando todas las circunstancias que rodean a dicha elección, incluso en el caso de aquellas mujeres que manifiestan haber decidido libremente.

Eludiendo la verdadera cuestión de fondo, que es el motivo que lleva a tantos hombres a creer que pueden comprar el cuerpo de una mujer, a creer que sus deseos están por encima de los derechos de las mujeres.

Estas son las verdades cuestiones que, a mi entender, deberían debatirse en el seno de una Casa de la Mujer. Sobre estas cuestiones deberían organizarse charlas. No sobre este discurso supuestamente empoderante y proderechos que en realidad beneficia al bien conocido matrimonio entre capitalismo y patriarcado».


Compartir

12 Comentarios

  1. Si una mujer es obligada a dar caricias por dinero, sin su aprobación, creo que debería perseguirse y estar penado por la ley (… que ya lo está).
    Pero si una mujer (u hombre), quiere entregar su cuerpo a cambio de dinero, de manera voluntaria, no debería meterse nadie en medio, que cada uno haga con su cuerpo lo que quiera, otros compran entradas para ver luchadores de MMA o boxeo destrozando su cuerpo por dinero y es una elección libre de las personas implicadas.
    Es mas, la pornografía, es la máxima expresión del sexo regulado, ya que hay contrato, pruebas graficas y testigos, el sueño húmedo de las ultrafeministas, que es como ellas ven las relaciones intimas.
    Venga, leña al mono…!!

    • La prostitución es la exclavitud de las mujeres en su máxima Expresión.
      Ninguna de nosotras animaría a sus hijas a ejercer la prostitución como forma de ganarse la vida verdad??????
      No nos engañemos….eso de q es una profesión como otra cualquiera es una falacia.

      • Para denominar la prostitución como eSclavitud hay que saber cuál es su definición: Una situación en la que una persona es propiedad de otra. Si se demuestra que alguien es propiedad de otro o está siendo explotado por otro de manera forzada o en contra de su voluntad eso es un delito y debe ser perseguido. Si alguien cede su cuerpo a cambio de dinero si ningún tercero que obligue es una actividad comercial y debe ser legislada para que pague impuestos y tenga cobertura social como cualquier autónomo. No sé porque sólo se habla de la prostitución femenina, también está la masculina que no es poca pero sí que pasa muy desapercibida.

      • Hola, yo tampoco animaría a mi hijo a que sea repartidor de Glovoo, y la gente trabaja en ello. Mejor pregunte a las profesionales si les parece un trabajo más y si preferirían trabajar de Kellys o en un bar de camareras.
        Por cierto, creo que se escribe esclavitud, sin x.

  2. Este caso me recuerda a la famosa integrante almas veganas, que se declara feminista radical, defendiendo en redes sociales su derecho a ser trabajadora sexual.
    Yo personalmente ya no entiendo si esto entra dentro de la lógica o de la pura contradicción.

  3. Cuanta gente se dedica a hablar de los gamusinos en esta ciudad? Y viven del cuento?
    Casa de mujeres, conferencias, conferenciantes , expertos (?)….dinero y dinero publici para que vivan de la o. estas f.

  4. La competencia es buena para el libre mercado cuando te beneficia,
    pero deja de ser buena cuando afecta negativamente a tu negocio.

    Por eso las tías, no aceptan ni las escort, que no putas, ni las muñecas hiperrealistas para los hombres, porque habiendo ambas cosas los hombres se hacen menos dependientes de las mujeres, es decir, menos pagafantas y eso a ellas les perjudica. De ahí que haya tanta beligerancia contra las trabajadoras sexuales, incluso contra las que libremente han decidido serlo.

    Pero así es el mercado «amegos».

    • ,
      ¿Tiene usted compañera, hijas, nietas o hermanas…?
      Por la manera que tiene usted de referirse a las mujeres, se diría que es un pobre diablo que no se come una rosca, salvo soltando lastre monetario de su cuenta corriente, y todo ello le ha provocado una misoginia patológica preocupante.
      Ahora bien, sí ha tenido usted la desgracia de que ninguna mujer en su vida lo haya querido y acariciado, por sí mismo y sus virtudes – que alguna tendrá-, mi más sentido pésame. Tal vez una de esas muñecas hiperrealistas que se hacen ahora, le salga más rentable y le ayude a decir menos burradas.

  5. Dentro del feminismo existe un sector que reivindica y defiende la opción de prostituirse. Un caso icónico es el de la escritora francesa Virginie Despentes, en su ensayo Teoría King Kong habla de su propia experiencia como prostituta y no parece precisamente la narración de una persona que se ha sentido explotada, es más, cuestiona el hecho de que las mujeres deban hacerlo todo, incluso follar, «gratis et amore».
    Si pasas un montón de horas al día construyendo un edificio porque álguien te obliga a ello eres un esclavo, si haces lo mismo por libre elección a cambio de un salario y ciertas condiciones eres un albañil, es la diferencia.

Dejar respuesta