Bizkaia crea en Vitoria paneles solares flotantes

Una empresa vasca, Emica Solar, ha creado en Vitoria el primer prototipo de energía fotovoltaica flotante de Euskadi, un proyecto con gran potencial de crecimiento según sus promotores ya que reporta ventajas ambientales y no supone una competencia por el suelo agrícola.

Directivos de Emica Solar, filial de la histórica firma vizcaína de equipos de bombeo Emica Bombas, han presentado la pequeña planta que se ha construido en una balsa dedicada al riego en el Parque Tecnológico de Álava.

La primera fase de desarrollo del proyecto ha sido financiada por la Diputación de Bizkaia y ha contado con financiación europea a través de Feder. La creación de Emica Solar también ha contado con ayudas de la institución foral vizcaína y del Gobierno Vasco (SPRI).

Este prototipo cuanta con 32 paneles solares alineados en una superficie de 140 metros cuadrados sobre una estructura flotante inspirada en un casco de barco tipo trimarán.

La planta experimental, que está ya en funcionamiento y que permitiría abastecer de energía eléctrica a siete viviendas, tiene sobre todo como fin medir los tiempos de montaje y mantenimiento, evaluar la calidad del agua y también servir de demostración a futuros clientes.

De hecho ya han sido varias las empresas que lo han visitado y se han interesado por esta nueva modalidad de generación energética relativamente reciente, que nació en 2006 y cuya primera planta se instaló en 2007 en la localidad japonesa de Aichi.

Los responsables de Emica Solar han explicado que estas instalaciones flotantes de paneles solares pueden ubicarse en lagos naturales o artificiales, embalses, cuencas para agua potable, canales o estanques para riego agrícola, pero siempre en aguas calmadas.

Su principal ventaja respecto a un parque fotovoltaico convencional en tierra es que no invade suelo aprovechable para otros usos, presenta un mejor rendimiento energético de los paneles por el enfriamiento que produce el agua y la reducción de polvo en suspensión, y es beneficiosa por la menor evaporación de agua donde se instala en épocas de sequía.

En cuanto al mercado potencial, según Emica, solo en España, excluidos los embalses, existen unas 60.000 balsas de agua susceptibles de acoger instalaciones fotovoltaicas flotantes y recientemente el Ministerio para la Transición Ecológica ha identificado las áreas de 106 embalses de titularidad estatal susceptibles de albergar estas plantas.

En términos de generación, el mercado potencial en España se calcula en unos 8.600 MW en embalses y en unos 10.000 en balsas de agua.

En el caso de Euskadi, solo en la Llanada Alavesa en el medio centenar de balsas de riego que hay se podrían instalar más de 40 MW de capacidad.

La construcción de este tipo de plantas flotantes se ha acelerado en todo el mundo. Si en 2015 la capacidad instalada era de apenas 10 MW, a final de 2020 se superaron los 2 GW, es decir que se ha multiplicado por 200 en cinco años.

La instalación fotovoltaica más grande puesta en marcha hasta la fecha es una central que ocupa una superficie de 300 hectáreas en la provincia china de Zhejiang y Corea del Sur está desarrollando una aún mayor que ocupará un área de 30 kilómetros cuadrados.

En Euskadi esta es la primera planta fotovoltaica flotante que se construye y en España ya existen algunas como la creada en el embalse de Sierra Brava, en el término municipal de Zorita (Cáceres) con 12.000 metros cuadrados de superficie. EFE



1 Comentario

  1. Impaciente por escuchar la excusa chorra de turno, de los ecologistas de turno, para oponerse a esta tecnología. Nada les vale , ni facking, ni generacion por caida de agua, ni eolica, ni solar terrestre, ni nuclear, ni carbón, ni…

Dejar respuesta