Los hosteleros de Bizkaia y Gipuzkoa han vuelto a salir a la calle masivamente para pedir respaldo para un sector «que tanto sacrificio está haciendo» en esta crisis sanitaria, y reclamar un plan de rescate que les saque de «la ruina» a la que creen que les están llevando las administraciones vascas por «su inacción y falta de previsión».

Las calles del centro de Bilbao y San Sebastián han acogido este viernes dos marchas con reivindicaciones idénticas, mientras que en Álava han decidido no manifestarse ya que prefieren «seguir en la línea de la negociación» con las distintas administraciones y partidos políticos.

 

No obstante, comparten las peticiones de sus compañeros vizcaínos y guipuzcoanos, han explicado a Efe fuentes de la patronal SEA, al igual que la sección de hostelería de Aenkomer, los empresarios de Comercio y Servicios de Álava, quienes se han adherido a sus exigencias en un comunicado.

En Vitoria se han concentrado unas pocas personas en el centro, lejos de las manifestaciones multitudiarias de las otras capitales.

«Ahora toca apoyar a la hostelería. En Euskadi no puede haber sectores de primera y sectores de segunda a la hora de establecer apoyos económicos», han dicho los hosteleros al término de sendas protestas, a las que se han sumado con vehículos distribuidores y proveedores.

Con sus bocinas han animado en Bilbao y San Sebastián las consignas proferidas por los hosteleros que han desfilado tras una pancarta con el lema «Sin rescate, todos desaparecemos». También han portado carteles con leyendas como «Vivimos del día a día», «Bar cerrado, bar arruinado» y «259 noches cerrados, indemnizaciones ya».

En Bilbao, la marcha ha discurrido por la Gran Vía mientras recibían los aplausos de algunos vecinos en busca de ofertas en los comercios con motivo del «Black Friday», entre ellos los de Lourdes, una trabajadora en ERTE, que ha declarado a Efe que la movilización es «poco para lo que les están haciendo».

«No hay derecho a que estén cerrados cuando no hay más que ver cómo están las tiendas hoy», se ha quejado.

«Parece que somos los apestados de todo, y queremos reivindicar que tenemos que comer, que prometen ayudas pero no llegan, que llevamos cuatro meses del año cerrados, y a ver cómo vamos a sobrevivir», ha explicado José, propietario de un bar de Arrigorriaga.

En la capital guipuzcoana, la marcha, cuya cola ha partido del Boulevard 40 minutos después del inicio, se ha dado lectura a un escrito que, además de las asociaciones de hosteleros de Bizkaia y Gipuzkoa, han suscrito Gure Betiko Sukaldaritza, la Asociación de Distribuidores de Alimentos y Bebidas de Gipuzkoa (Gibak) y la Asociación de Sidra Natural de este territorio.

Ante el palacio foral, donde han arreciado los gritos de «Diputación non dago?» (¿Dónde está la Diputación?), muchos de los manifestantes han arrojado llaves a dos cubos, una forma simbólica de decir a los mandatarios de la institución que son las de «algunos de los más de 4.000 establecimientos de hostelería de Gipuzkoa».

Como ya adelantaron este lunes, las asociaciones del sector quiere un «plan de rescate integral» en el que se incluya también a «toda la cadena de valor» que acompaña a bares y restaurantes, pues han asegurado que de la hostelería viven más de 100.000 familias en Euskadi directa o indirectamente.

«Fuimos los primeros en ser cerrados y ocho meses después volvemos a estarlo», se lamentan los hosteleros en este escrito, que en Donostia ha leído el presidente de Hostelería Guipúzcoa, Mikel Ubarrechena.

«Señores Urkullu, Mendia, Azpiazu, Hurtado, Olano: Si ustedes quieren que dentro de cinco o diez años la hostelería vasca siga cumpliendo esta función y sea una referencia mundial, pónganse manos a la obra y ayuden de verdad al sector. Si no lo hacen, serán los úncios responsables de lo que ocurra con nuestra hostelería en las calles, plazas y barrios de Euskadi», les ha dicho.

Minutos antes de que diera comienzo la manifestación de Bilbao, la Asociación de Hostelería de Bizkaia ha pedido la reapertura de bares y restaurantes «a la mayor brevedad» y en condiciones para que sean «mínimamente rentables», en palabras del presidente de la Asociación de Hostelería de Bizkaia, Boni García, que ha criticado a las instituciones por convertir al sector en «el enemigo a batir».

También se ha pronunciado en este sentido Ubarrachena. «Ahora se están dando cuenta de que el problema del contagio no era nuestro ocio nocturno, sino las reuniones familiares en espacios privados, las quedadas en el muro de Sagüés de Donostia, los botellones en soportales o las reuniones de amigos en la playa. Ahora empiezan a multar e intervenir ¿Qué han hecho hasta ahora? Han mirado para otro lado y su inacción y falta de previsión la está pagando la hostelería vasca», ha subrayado. EFE


Compartir

3 Comentarios

  1. Los que organizan todo son los bares del casco viejo y ya se sabe como no les interesa abrir todos callados si estarían interesados en abrir habría movilizaciones todos los días espabilar el resto que a nadie le llevan la solución a casa sin luchar hacerlo por vuestras familias vamos ostia

Dejar respuesta