EFE.- La escultura y los monolitos erigidos en Vitoria y en la localidad alavesa de Alegria-Dulantzi en memoria de los cinco trabajadores asesinados por la Policía en 1976 cuando participaban en una asamblea han aparecido hoy pintados de rojo y amarillo, y en uno de los casos con una pegatina de la Falange Española.

Fuentes del Departamento vasco de Seguridad y del Ayuntamiento de Vitoria han confirmado estos ataques cuando sólo faltan dos días para que se celebre el 40 aniversario de estos hechos y se están organizando ya distintos actos en recuerdo de lo sucedido.

En Vitoria, desconocidos han atacado la escultura de acero que hay junto a la iglesia de San Francisco, donde el 3 de marzo de 1976 se celebró la asamblea de trabajadores contra la que cargó la Policía y que se saldó con cinco fallecidos y más de un centenar de heridos.

Tanto esa escultura, en la que figuran grabados los nombres y las imágenes de las cinco víctimas, como el monolito situado enfrente, han aparecido manchados con pintura roja y gualda, y con una pegatina de la Falange.

Lo mismo ha sucedido con la nueva estela inaugurada hace unos días en Alegria-Dulantzi en recuerdo a los fallecidos.

Fuentes municipales han indicado que los trabajadores de limpieza de Vitoria ya han conseguido eliminar la pintura de la escultura y el monolito ubicados en la capital alavesa.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), ha expresado su «más enérgica condena» por estos ataques que, a su juicio, no van dirigidos sólo contra los familiares de las víctimas, sino contra «la memoria de la ciudad» y lo han hecho en un momento en que Vitoria «está exigiendo justicia, verdad y memoria para estas cinco personas que fueron acribilladas por la Policía».

Otros dirigentes políticos como la europarlamentaria del PNV, Izaskun Bilbao, también han condenado a través de las redes sociales este ataque.

Hoy mismo el Ayuntamiento de Vitoria ofrece una recepción al cantautor catalán Lluis Llach por su composición «Campanades a morts», una canción protesta ante los sucesos del 3 de marzo de 1976.

.



Dejar respuesta