Carta consejo

Publicamos íntegra la carta remitida a nuestra redacción por el dueño de un perro:

«Hoy, como casi todos los días desde hace un par de semanas, decenas de dueños de perros se encuentran con problemas para que sus mascotas puedan realizar sus necesidades fisiológicas de una manera tranquila y saludable.

Amenazas constantes, gritos desde balcones, policías de paisano… Todo esto hace que cada vez que ponemos un pie en la calle nos sintamos como criminales.

En cuanto a los agentes de la ley, estamos un poco cansados de amenazas, de prepotencia y del estado de miedo constante en el que vivimos.

Gente que no puede dar ni una vuelta completa de 10 minutos al parque porque «se aleja demasiado de su domicilio», continuas advertencias llevemos 5 o 15 minutos en la calle, toques de atencion llevemos al perro suelto o atado.

Multas absurdas por estar «tomando el sol» o llevar toda la tarde en el parque. Lo que más nos preocupa es que la falta de regulación es tal, que un día un agente nos dice que el perro puede estar suelto y correr diez minutos y al día siguiente por hacerlo así, otro agente nos multa. La regulación es tan abstracta que queda todo a criterio del agente de turno, lo cual a mi entender es un poco preocupante y peligroso.

La mayoría de los dueños de mascotas entendemos que las medidas que hay que seguir son las que son porque la situación es la que es.

No pedimos un trato especial ni pedimos que se nos concededan libertades que el resto no tiene. Entendemos que hay dueños que se están saltando las normas. Entendemos que hay gente que aprovecha los paseos para otras cosas. Y por supuesto entendemos lo frustrante que puede ser estar en el balcón sin poder salir de casa y ver gente dando un paseo con el perro.

Sin embargo, el mensaje que queremos que llegue a la gente que no tiene mascota es el siguiente. Al igual que las personas pretendemos vivir en una situación de bienestar y que los más cercanos a nosotros compartan ese bienestar, los dueños sólo buscamos eso para nuestras mascotas.

El bienestar se define como el conjunto de las cosas necesarias para vivir bien. En el caso de las personas, resumiéndolo un poco, eso se traduce en bienestar económico, físico y emocional. Muchos estamos sufriendo en la faceta económica, el físico cada uno lo mantiene como puede en casa y el emocional, gracias a la era tecnológica en la que vivimos, lo podemos mantener bajo mínimos con videollamadas a amigos y familiares.

Todos lo estamos pasando mal para mantener esa situación de bienestar y todos tenemos días en los que nos salimos completamente de ella. Somos animales sociales, de contacto humano, y mirar a una pantalla no es lo mismo que mirar directamente a los ojos. Pero es mejor que nada.

Los perros, exactamente igual que los seres humanos, necesitan estar bien física y emocionalmente. Para aquellos que no lo sepan los perros también pueden pasar depresiones. «Mi perra lleva todo el día rara» o » lleva unos días como apagado», son algunas de las frases que se escuchan a diario en los parques. Y ¿por qué? Pues porque una de las necesidades básicas de los perros es el ejercicio y el juego.

Es en este punto de la conversación dónde mucha gente, incluidos muchos agentes de la ley, nos recriminan lo mismo una y otra vez: «Es que si yo no puedo salir a correr los perros tampoco», «Si su perra no hace sus necesidades hoy, ya aprenderá para mañana» (dicho por un policía municipal); o la favorita de muchos: «Mis hijos también quieren salir a jugar fuera».  

La diferencia es muy simple. Yo a mi perra no le puedo hacer entender lo que está pasando. No le puedo enseñar a hacer sus necesidades en un lugar en concreto ni en un tiempo limitado, por mucho que algunos expertos con uniforme y placa me digan que o aprende o me sacan la receta.

No puedo darle una máquina para que se entretenga, ni ponerle una película, ni leerle un libro, ni encenderle un ordenador para que escuche música. No puede hacer yoga, ni aprender a cocinar, ni verse todas las series que tenía pendientes. No puede contarme lo que le pasa por la cabeza ni desahogarse diciéndome cómo se siente al no poder salir.

El único momento en el día en el que mi perra se siente bien, es cuando bajamos al parque y a lo lejos oye el ladrido de un perro que sabe que conoce.

Cuándo ve acercarse a perros que son como hermanos para ella y no puede contener su emoción y sale corriendo a saludarles. Cuándo ve a los demás dueños y se acerca a olerles. Ese es el único momento en el que, a día de hoy, el dueño de un perro puede decir que sabe que su perro es feliz.

A mi personalmente me hace gracia que la gente que, antes de empezar el confinamiento, se tomaba como una ofensa terrible el que alguien comparara a sus hijos o a ellos mismos con un perro. Sin embargo, ahora que ellos tienen la posibilidad de tener un mínimo de libertad más que nosotros, todos quieren ser igual que un perro.

¿Dónde están todos estos policias de balcón cuando un perro desaparece? ¿Dónde están las decenas de motos y coches de policía que pasan todos los días a vigilarnos como si fuesemos terroristas cuando un perro muere envenenado? ¿Dónde están todos los que piden ser cómo un perro cuando pedimos que se creen espacios en los parques sólo para perros?

Es esta misma gente que hoy pide poder hacer lo mismo que los perros, la que en su día pedía que fuesen siempre atados o que tuviesen que llevar bozal.

Solidaridad no es sólo salir a las 8 a aplaudir todos los días, solidaridad también es entender que quizás, por una vez en la vida y por circunstancias que  escapan a nuestro poder, los perros tienen derecho a cosas que nosotros no.

«Un hueso para el perro no es caridad. La caridad es compartir el hueso con el perro cuando se está tan hambriento como él» Jack London».


Compartir

22 Comentarios

  1. – independientemente de la pandemia, los perros deben de ir con correa, la mayoría de dueños no cumplen la normativa vigente, y diles algo….
    – un dueño con virus pueden contaminar a su perro, y este puede ser portador (ojo, no digo que lo desarrollen…) del virus, no es muy aconsejable que anden corriendo por todo el barrio, por todo el parque, podrian contaminar otras zonas, a otros perros de ese area que contaminan a sus dueños, estos a sus familia, y un largo etc…. se trata de parar la cadena de contagio
    – ¿que parte no entiendes?

    • Lo que podíamos hacer es quedarnos todos en casa hasta que saquen la vacuna(unos dos años) tu estás en la libertad de no salir de casa

    • Creo que te has perdido en tu propia cadena ,repasa tu discurso es incoherente contagio ,contamina..
      Hay que pensar un poquito ,Por supuesto que salgo con mi perro y lo paseo le suelto en las zonas permitidas lo cual recuerdo que no esta prohibido solo es una recomendacion no prohibicion ,tambien salgo a ocuparme de mi madre de 88 años y a trabajar ,pero por desgracia no puedo ver a mi nieto desde hace mas de un mes ,el cual no puede salir a la calle ni jugar con su perro preferido Asi que dejar de joder ya y preocuparos de vuestra vida .Dejadnos por lo menos disfrutar del amigo mas fiel del mundo .Ellos no os juzgaran nunca

    • No estoy de acuerdo con Pepe. Antes de la pandemia los perros debían de ir atados por calles y aceras, pero podían estar sueltos, bajo su previsión de sus dueños, en la mayoría de las zonas ajardinadas de la ciudad. Sí es cierto que algunos, no la mayoría, no cumplen la normativa, pero no se nos puede meter a todos en el mismo saco. Respecto a si el dueño tiene el virus, para empezar no puede ni debe salir de su casa y por lo tanto no debería ser un problema. Debemos apelar y confiar en el sentido de la responsabilidad de cada uno. Yo tengo hijo y perro. Mi hijo, campeón como todos los niños y niñas, no ha pisado la calle desde el 11 de marzo aún pudiendo hacerlo y mi perro sale todos los días dos veces en tandas de media hora cada una y a 150 metros de mi casa. Me he cruzado con patrullas de la policía casi todos los días y nunca he tenido problemas. Y sé, porque lo veo a diario, que la mayoría de los dueños actúan de forma responsable. Como en todos los colectivos, siempre habrá quien se salte todo a la torera, pero no se nos puede estigmatizar a los dueños de perros por tenerlos ni a los perros por serlo.
      Gracias por leerme.

  2. Bueno bien dicen, el perro tiene que ir atado, y lo segundo no digo que sea tu caso, pero es verdad porque yo lo veo que hay gente que saca más veces a pasear al perro ahora que antes, lo mismo que hay gente que hace más recados ahora que antes, cada uno lo suyo

  3. Me quedó con la frase ;
    Si su perra no hace sus necesidades hoy, ya aprenderá para mañana.
    Esto dice mucho de la calidad intelectual del agente que lanzó por su boca semejantes palabras.

  4. Responsabilidad y solidaridad…esto es cosa de todos..y por supuesto…hay muuuuucho jeta…qué triste que solo funcionemos a base de multas….solitos no somos capaces de hacerlo bien??

  5. Los niños y niñas de dos años que quieren salir a la calle tampoco entienden la situación y están obligados a quedarse. Hay gente mayor que también necesita moverse y tomar el aire pero en casa tienen que quedarse y tampoco salen.

    Tu no entenderás que la gente no entienda a los perros pero por tu carta me da a entender que tampoco entiendes los casos que he expuesto porque sino no hubieses escrito esta carta.

  6. Le diría a este señor que no haga ni caso de envidiosos y mala gente.

    Vitoria está demostrando lo que hace tiempo vengo diciendo: es una ciudad de desquiciados.

  7. A ver perrofobos y dictadores de la justicia, y basados en vuestro propio fundanento.
    Datos cotejados de el tiempo de confinamiento que se hallan contagiado perros y eso a su vez al pueblo .
    Por esa gente que tiene hijos y perros
    Y educan con animales a sus hijos bravo creceran en armonia con el hábitat de la tierra y seran más humanos y valorarán mas los recursos que no da el planeta y saberse querer, respetar, ceder y mimarse.
    Porque los valores estan en estincion
    Os contagiais con los pensamientos y enfermais mirando con esos ojos
    Ni el bueno es tan bueno ni el malo tan malo.
    La naturaleza vomita nuestas malas praxis

  8. Mira muchacho, he leído tu carta y me he puesto de una mala leche que no te puedes ni imaginar; no sé cómo no se te cae la cara de vergüenza al tener el cuajo de escribir semejante queja. Con todo lo que estamos pasando todo el mundo, gente muriéndose, cientos de personas en la UCI, familiares sin poder despedirse de sus seres queridos, sin poder acompañarlos en la enfermedad, gente mayor sola, gente con problemas depresivos, de huesos, musculares y de muchos otros tipos de problemas de salud que no nos podemos ni imaginar, tanto en niños como adolescentes y mayores y miles de casos de gente que lo está pasando muy mal y no pueden salir de sus casas porque esto es así nos guste o no nos guste, es lo que nos toca porque es muy grave el tema (además de todos los profesionales que se están dejando su salud para salvar la nuestra). Pero parece que a ti todavía hay que explicartelo pues no eres capaz de ver más allá de tu pobrecito perro y pones «No pedimos un trato especial ni pedimos que se nos concededan libertades que el resto no tiene» (además de otras muchas burradas), ¡pero si ya lo tenéis so jeta, si sois de los pocos que podéis salir a la calle con la escusa del perrito!, que por cierto vosotros sois los que decidís tener animales en la ciudad metidos en un piso (para lo bueno y para lo malo) y los que decís que entienden las cosas mejor que muchas personas; ahora resulta que tu perro no entiende por qué se tiene que quedar en casa, pues por lo mismo que los demás o no os cansais de decir que tienen los mismos derechos que las personas, pues con las mismas obligaciones y deberes muchacho. El problema es que hoy en día tienen, no los mismos derechos que las personas sino más, y así nos va, y la culpa de todo esto la tienen los gobernantes que tenemos, que son marionetas del sistema.
    ¿Tú sabes cuánta gente agradecería poder salir aunque solo sean 15 minutos una vez al día? ¿Tú sabes lo que es la empatía, ponerte en el lugar del otro?
    Yo no ando vigilando por el balcón ni por las ventanas para juzgar a la gente, bastante tengo con lo de mi vida y mi casa, y explicarles a mis hijos que tienen que seguir en casa (llevan más de dos meses encerrados igual que los demás, tampoco pueden juntarse con sus amigos, abuelos, primos, tíos, jugar en el parque, andar por la calle, vivir normalmente….¿sabes lo importante que son estas relaciones para ellos? Pues tan importantes o más que para tu perro) Los entretenemos como podemos pues como he oído a muchos dueños de perros decir «para eso los habéis tenido»….pues a mis hijos los entretengo yo y los educo yo, haz tu lo mismo con tu perro no nos eches a los demás en cara ni nos intentes responsabilizar de los cuidados de tu perro, es tuyo hazle correr por la casa, lanzale pelotitas, que juegue con sus juguetes, enseñarle a hacer sus necesidades en una zona de la casa, si son muy listos e inteligentes seguro que también son capaces de adaptarse a esto que estamos viviendo los demás (igual es cuestión de colgar tutoriales de gimnasia y entretenimiento para perros en YouTube) o, el problema no son ellos, son los dueños que con la disculpa sois de los pocos que tenéis permiso para poder salir debajo de casa a que hagan sus necesidades y punto ¿cuántos lo respetais?
    Yo salgo al balcón con mis hijos y mi mujer para que nos dé el aire y voy a comprar en coche una vez a la semana o cada dos, depende de la necesidad (repito, igual que muchísima gente) y en mi calle hay varios vecinos que tienen perros, antes de lo del virus los veía paseandolos por aquí todos los días, ahora los veo bajarlos pero no se les ve paseandolos por esta calle, la verdad es que no sé a donde los llevan a pasear ahora, ni me importa pero haber leído tu carta me a puesto de una mala leche que no he podido contenerme y necesitaba contestarte porque me parece de un egoísmo brutal y se me está hinchando la vena.
    Soy una persona a la que le encantan los animales e intento inculcarselo a mis hijos y precisamente por eso creo que deben estar en el campo, pueblos, etc. que es su ambiente y donde pueden estar libres aún conviviendo con personas y las ciudades son cárceles incluso para las personas con que más para ellos, por mucho que digamos que están genial y que se adaptan, pues esto es lo que hay para todos en las ciudades.
    En cuanto a lo de la policía también multan y llaman la atención a otros ciudadanos que no cumplen las normas.
    Ah, y sigue habiendo cacas de perros en las aceras sin recoger, no será porque ahora no tenéis tiempo para recogerlas y tirarlas a la papelera.
    También hay gente que sigue metiéndose en las entradas y salidas de los garajes para mear y demás; un poco más de civismo y respeto hacia los demás es lo que hace falta en el mundo.
    ¿Por qué no poner de moda comprar caballos y salir a pasarlos por la ciudad? También son animales muy inteligentes y contaminan menos que los coches…
    Ah, y ya me da pena que lo estés pasando tan mal y te estén molestando tanto cuando sales a pasear a tu perro.

  9. Lo peor de la pandemia no va a ser el virus. JM llama a salud mental, creo que te hace falta atención psicológica.
    Empatía, armonía y unidad. Esto y no otra cosa nos ayudará más que la vacuna.
    Saludos y ánimo
    AGP

    • No se donde has leído tú que llamo a la salud mental, para comentar un texto primero hay que entenderlo.
      En cuanto a la que quiere más a su perro que a las personas seguro que le gusta vivir en un sistema social mantenido por el trabajo e impuestos que generamos los ciudadanos, pues que yo sepa de momento las mascotas no son capaces de mantenerlo. Mucho querer al perro pero es él el que tiene que vivir en un piso y adaptarse a tu vida, y no tú la que te vas a vivir al campo con él.

    • Por cierto, no se si tenéis ni idea lo que supone tener enfermedades mentales (por lo que leo creo que no) pero es un tema muy serio que yo si conozco de cerca y en ningún momento me atrevería a usarlo a la ligera ni como insulto. Ojalá sigáis sin tener ni idea de lo que es, aunque algunos tienen más entendederas que muchos de los que consideramos «gente normal»; ala, como me decía un tío mio» besitos al perro y patadas al niño»….

  10. Con todas las quejas que se van exponiendo sobre el tema de los perros, aún no he leído a nadie que se queje de ellos o los odie. Todas las quejas van contra los dueños egoístas y mal educados, a los que les importan los demás un bledo y que por suerte son los menos. A Janire, le diré que ya nos preocupamos de nuestra vida; y aunque a algunos os extrañe de la vuestra, por eso avisamos de que hay que ser responsables y solidarios, si no con los demás, (por ejemplo compañeros de trabajo) al menos con los más cercanos. Tú deberías ser responsable, con mayor motivo, pues puedes llevar el virus a casa de tu madre, a la que imagino que sí querrás y que por su edad es una persona de alto riesgo. Disfrutad, disfrutad. Que los muchos miles que lloran a sus padres, hermanos, tíos… viven en otras casas. De momento.

    • Soy lo suficientemente responsable tanto en el trabajo ,casa ,calle ,personas mayores ,niños y animales.No a nadie que me recuerde mis obligaciones .Ocupate de tu vida a mi no me importa lo mas minimo y deja vivir a los demas como crean conveniente

  11. Para que sepas te informo, llevo cotizado 38 años a la seguridad social y me levanto a las 4:30 de la mañana todos los días de lunes a viernes a sacarle media hora antes de irme a trabajar llueva o haga frío, por las tardes día si día no me voy a andar en bici con el por el carril bici con el perro atao,y cuando no voy con la bici le saco 2 horas mínimo de paseo por las afueras. No soy ni de terrazas ni de potear, tengo el perro con sus vacunas, y su seguro. En cuanto a la salud mental tengo a mi padre con Alzheimer, así que vive y deja vivir

  12. Vaya vida tan triste que malvive tu perro, Eti. Vacunas y seguros, (que a él le importan… eso) y prisionero veinte horas del día, saliendo a tomar el aire media hora de noche, y a correr a la velocidad que le impones, (prohibido llevarlo atado, montando en bici) que quizá no le haga ninguna gracia, y sin relacionarse con otros de su especie. Qué vida más perra lleva el pobre. Dirás que te gustan los animales. ¿No serán el cordero, el pollo, los langostinos… Imagínate viviendo como él. ¿Qué dirías de tu dueño si te diera esa vida? Al tenerlo, ¿no estarás actuando egoístamente, y piensas solo en tu disfrute? Lógico que quieras a tu perro; no te replica, y hace todo lo que puede por entretenerte. En cuanto a lo de la salud mental, lo has mencionado tú, con tu consejo.

Dejar respuesta