Júndiz plataforma

EFE.- El cadáver hallado esta mañana por los trabajadores de la planta de biocompost del polígono de Jundiz, en Vitoria, corresponde a un hombre de 37 años que no presenta signos de criminalidad, según ha confirmado a Efe el Departamento vasco de Seguridad.

Otras fuentes conocedoras de este caso han precisado por su parte que el fallecido es un hombre de origen magrebí, cuyo cuerpo llegó a este centro de reciclaje en un camión de residuos, que probablemente recogió el contenido de un contenedor en el que podría hallarse el fallecido.

El cuerpo sin vida de este hombre ha sido descubierto en torno a las ocho de la mañana por los empleados de este centro de reciclaje de residuos en una de las cintas transportadoras.

Los investigadores de la Ertzaintza han señalado que el cadáver sí presenta contusiones, pero las atribuye a los golpes que ha podido recibir el cuerpo al pasar del contenedor de reciclaje en el que se encontraba al camión de transporte que lo condujo hasta Jundiz y de ahí a la planta de procesamiento de biocompost.

Se desconoce cómo pudo llegar el cuerpo al contenedor y los investigadores esperan conocer el resultado de la autopsia para tratar de esclarecer las causas de la muerte, que en principio parece no violenta.

Desde que ha aparecido el cuerpo la planta de biocompost se ha cerrado temporalmente para permitir a la unidad de Policía Científica de la Ertzaintza llevar a cabo la investigación de este suceso.

Una comitiva judicial ha acudido posteriormente al lugar para proceder al levantamiento del cadáver, que ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense para hacerle la autopsia.

Esta planta de biocompost se dedica al procesamiento de restos orgánicos que provienen de la recogida selectiva de grandes productores, de la poda y jardinería y de las bolsas de basura o fracción resto.

Los grupos municipales del Ayuntamiento de Vitoria han sido informados desde el primer momento de lo ocurrido por la edil de Territorio y Acción por el Clima, Ana Oregi, que se ha desplazado al lugar para seguir el desarrollo de la investigación.

Una vez trasladado el cadáver, Oregi ha explicado que aunque los camiones que llegan a esta planta tienen «una trazabilidad» y se puede saber de dónde han recogido los residuos de cada día, una vez que han volcado su contenido en la planta ya no es posible conocer dónde pudieron recoger el cuerpo.

No obstante se estudiarán los recorridos efectuados esta pasada noche para tratar de averiguar la procedencia del cadáver.

También ha relatado que los trabajadores que han descubierto el cuerpo sin vida de este hombre se encuentran bastante afectados por el hallazgo.

Con estos datos, la investigación continúa a la espera de descubrir si el hombre dormía en el contenedor, donde podría haber fallecido por causas naturales antes de ser recogido por el camión que lo trasladó a esta planta o fueron otras las circunstancias de su muerte. EFE


Compartir

Dejar respuesta