Más contagios en una residencia de Vitoria

Es la propia Diputación foral de Álava quien cuestiona con contundencia la capacidad de residencias privadas en Álava ante la crisis del coronavirus. Eso sí, no da la lista de las que cree que no pueden atender las demandas exigidas por las autoridades sanitarias.

Para mitigar esta situación ha creado un servicio de acogida temporal de usuarios de residencias privadas hacia residencias públicas. Y cobrará 92,51 euros al día, que pagará la residencia privada.

La valoración, el cuestionamiento, la opinión foral… es contundente: «imposibilidad reconocida y contrastada».

Y surgen preguntas básicas: ¿Qué ha hecho hasta ahora? ¿Por qué se han tardado tantos meses en reconocerlo? ¿Qué ha pasado realmente en estos centros señalados por la Diputación? ¿Cuáles son exactamente? ¿Cuántos van a ser los trasladados? ¡Haría bien Diputación en dar explicaciones tras sus críticas que ha ocultado meses!

La frase que genera el cuestionamiento es la siguiente (textualmente):

«Constituye el objeto del presente decreto foral la creación del servicio de estancia temporal de personas con dependencia o discapacidad en residencias de titularidad foral por derivación de residencias de titularidad privada, traslado que éstas solicitan y el Departamento de Políticas Sociales autoriza por imposibilidad reconocida y contrastada de aquéllas de atender en sus dependencias o instalaciones a las personas usuarias, conforme a la normativa e instrucciones impartidas por las autoridades sanitarias por motivos de contagio efectivo o posible del virus COVID-19″.

Es la conclusión del último proyecto aprobado por la Diputación alavesa y publicado hoy en el Boletín Oficial de Álava en materia de Servicios Sociales.

El contexto de pandemia por el virus COVID-19 ha obligado a la adopción de medidas para intentar paliar en lo posible los efectos. Concretamente, las residencias de titularidad pública y privada «se ven forzadas a adaptar sus instalaciones, equipamiento y personal para atender» a los usuarios, señala la Diputación alavesa.

En algunas privadas «no siempre es posible»

«En el caso de las residencias de titularidad privada, ello no siempre es posible, por lo que acuden al Instituto Foral de Bienestar Social en solicitud de acogida temporal de sus personas usuarias para que sean atendidas de acuerdo con las órdenes e instrucciones impartidas por las autoridades sanitarias».

La Diputación ha elaborado un «decreto para regular este servicio» que entra en vigor el 12 de enero, al día siguiente de su publicación.

Paga la residencia

Con ello, regulará la «financiación de un nuevo servicio» para que las residencias privadas paguen a la pública por el traslado de los mayores que van de las primeras a las segundas.

El precio público exigible será de 92,51 euros por día de estancia. O lo que es lo mismo, 2.775 euros al mes.


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta