apartamentos

El buzón anónimo contra el fraude en viviendas para uso turístico se presentó hace un mes y ha recibido 111 denuncias en Euskadi.

Desde que se activó, se reparten de la siguiente manera: 83 en Bizkaia, de las que 72 están localizadas en Bilbao; 27 en Gipuzkoa, 17 situadas en Donostia-San Sebastián y 1 denuncia en Vitoria-Gasteiz.

Este pírrico dato, que porcentualmente es mínimo en la capital alavesa, tiene dos posibles lecturas: el espionaje ha fracasado o en nuestra ciudad casi todo el mundo es formal.

¿Cual crees?

En Vitoria hay más de 60 negocios de este tipo.

Más sobre las denuncias

De las denuncias presentadas 51 corresponden a la no inscripción de la vivienda en el Registro del Departamento de Turismo, mientras que 25 hacen referencia al incumplimiento de aforo, alojando a más personas de las permitidas.

  • Las principales irregularidades son la no inscripción en el registro de empresas y actividades turísticas o el alojamiento de más personas de las permitidas
  • El Departamento de Turismo, Comercio y Consumo ofrecerá información trimestral sobre la evolución de las denuncias en el buzón contra el fraude

La Consejera de Turismo, Comercio y Consumo, Sonia Pérez Ezquerra, anunció en el mes de octubre la creación de un buzón de denuncia ciudadana anónima para poder informar sobre posibles irregularidades en las viviendas y habitaciones para uso turístico.

Una serie de denuncias deberán ser desestimadas por hacer referencia a cuestiones que no son competencia de la autoridad turística, como pueden ser las molestias por ruidos o problemas en la convivencia, pero que sí podrían ser denunciadas en los respectivos ayuntamientos. En este sentido, el Departamento de Turismo quiere recordar que el buzón podrá atender a denuncias referidas a vulneraciones de la Ley de Turismo y de los Decretos derivados de ella, como el Decreto de Viviendas y Habitaciones de Uso Turístico.

Una de las mayores dificultades a la hora de detectar el fraude en las viviendas es poder localizar las viviendas que se publicitan sin estar inscritas en el registro; y, por otro lado, las viviendas que estando registradas como habitación se publicitan o se alquilan como viviendas completas. Con el fin de facilitar la detección de estos y otros muchos casos, se habilitó un buzón de denuncia ciudadana para que puedan ser los propios vecinos quienes denuncien este tipo casos si son conocedores.

El buzón es anónimo y permite denunciar las infracciones más frecuentes, que la propia página sugiere, o cualquier otra que puede especificar el denunciante. Estos son los supuestos sugeridos por ser los más habituales:

– La vivienda para uso turístico no está inscrita en el Registro de Turismo.

  • No se ha colocado distintivo en el exterior del edificio o junto a la puerta de entrada a la vivienda para uso turístico
  • En la vivienda para uso turístico se alojan más personas que las permitidas
  • La vivienda para uso turístico no cuenta con un seguro de responsabilidad civil que garantice los daños a las personas usuarias de la vivienda o a terceras personas que puedan ocasionarse como consecuencia de la actividad alojativa
  • La publicidad de la vivienda para uso turístico no responde a la realidad de los servicios que se prestan
  • La publicidad de la vivienda para uso turístico incluye aspectos que vulneran los derechos fundamentales o las libertades públicas
  • Otras irregularidades

 

Información previa 15 octubre: Álava: Buzón anónimo para denunciar fraudes en viviendas turísticas

Un «buzón» en la página web del departamento de Comercio y Turismo del Gobierno vasco permite desde este lunes denunciar de forma anónima el fraude en las viviendas turísticas en los tres Territorios.


El «buzón» lo ha presentado la consejera de Turismo del Gobierno Vasco, Sonia Pérez, en un encuentro con la prensa en el que ha explicado que se han cerrado ya en Euskadi 68 viviendas turísticas por no cumplir la legalidad.

El Gobierno cuenta con 14 inspectores que se encargan de examinar si los pisos turísticos cumplen los requisitos, el primero, estar inscritos en el registro.

Estos inspectores tienen abiertos actualmente 234 expedientes, de los que 91 incluyen ya una propuesta de sanción.

Una cuarta parte de estas sanciones se han iniciado en una comunicación anónima recibida por los inspectores.

Para mejorar estas denuncias anónimas, «que nos facilitan mucho el trabajo», ha reconocido la consejera, se ha creado este buzón. La persona que quiera comunicar irregularidades en una vivienda turística tiene que entrar en la «web» del departamento y acudir a un recuadro sobre «colaboración ciudadana». Allí hay que rellenar un formulario con las irregularidades que se quieren denunciar.

El único dato que se pide es un correo electrónico, pero solo a los efectos de enviarle desde el Gobierno un acuse de recibo, con una respuesta automática. Los inspectores no se van a poner en contacto con el denunciante ni le van a informar del resultado de su denuncia.

Hasta el momento, el gobierno ha cerrado 68 viviendas turísticas, la gran mayoría por ejercer de manera clandestina. La multa tipo que se les impone es de diez mil euros a cada una.

El otro tipo de sanción grave es el de una vivienda que está en un piso no permitido -por ejemplo en Bilbao solo se toleran en los bajos y primeros-.

Para burlar este requisito, el propietario de un piso en un tercero comunica al registro que la alquila por habitaciones, pero luego, en realidad en las plataformas de internet la ofrece entera. Este fraude también se está multando con diez mil euros.

También hay quien registra la vivienda turística como una pensión, lo que tampoco está permitido. El resto son irregularidades más leves, como no tener placas en el portal y falta de extintores.

La consejera ha insistido en que el sector «se está autorregulando mucho y ahora las nuevas viviendas que se inscriben hacen las cosas bien».

Tras un 2017 en el que se disparó el número de viviendas turísticas, en 2018 y este año se da una crecimiento «muy moderado y sostenido».

Actualmente hay registradas 3.060 viviendas turísticas en Euskadi, casi la mitad en San Sebastián. En concreto, son 1.978 en Gipuzkoa -de las que el 70 por ciento están en la capital-; 915 en Bizkaia, -de las que el 45 por ciento están en Bilbao- y solo 117 en Alava, de las que el 40 por ciento se ubican en Vitoria.

Es un sector dinámico en el que se abren nuevas viviendas y otras cierran. La consejera ha advertido de que para una persona física «no es una actividad tan rentable, por la carga administrativa y de atención que conlleva. Además fiscalmente es menos atractivo que un alquiler residencial».

Por eso, muchos propietarios físicos han dado de baja la vivienda o se la han cedido a una empresa que la gestione por ellos. EFE


Compartir

3 Comentarios

  1. En cambio a los okupas ni los molestan. Es más estos políticos se gastan el dinero en darles servicios a costa de nuestro trabajo e impuestos.

Dejar respuesta