Guardia Civil base

(EFE).- La Guardia Civil ha detenido en el municipio alavés de Arraia-Maeztu a un hombre de 41 años huido de la justicia y considerado presunto autor de una agresión sexual en 2017 en La Rioja, ocurrida cuando citó a la víctima para una oferta de trabajo.

El detenido es un marroquí de 41 años con antecedentes policiales por numerosos delitos, entre los que destacan los de carácter violento, ha detallado hoy la Guardia Civil de La Rioja.

Este hombre, cuyo último domicilio conocido está en Santa Cruz de Campezo (Álava), ha sido detenido como presunto autor de los delitos de agresión sexual, lesiones y omisión del deber de socorro.

El detenido se había convertido en un objetivo «prioritario» para los agentes del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil en Calahorra (La Rioja), responsables de esta «laboriosa, compleja y dilatada» investigación, que, 17 meses después, ha dado como resultado la localización, detención e ingreso en prisión de esta persona, ha añadido la Benemérita.

Sus datos indican que, en febrero de 2017, un centro de sanitario de La Rioja Baja comunicó a la Guardia Civil que una mujer desorientada y bajo un estado de conmoción estaba siendo atendida de diversas lesiones en el rostro, hombro, cuello y brazos.

Estos hechos motivaron la activación del protocolo de protección y asistencia a las víctimas de delitos violentos y contra la libertad sexual, por lo que agentes de Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil en Calahorra se hicieron cargo de la investigación.

Las primeras actuaciones para el esclarecimiento de los hechos se centran en la recogida de restos biológicos para la obtención del ADN del agresor, testimonios de la víctima, amigos y familiares, que sirvieron para reconstruir lo ocurrido.

Ello constató que la víctima acudió a una localidad riojana para efectuar una entrevista de trabajo, en la que el entrevistador intentó besarla y, tras ser rechazado, empezó a golpearla de manera violenta hasta que perdió el conocimiento.

En ese momento, el entrevistador aprovechó para agredir sexualmente a la víctima y después huyó del lugar una vez consumada la violación, según la investigación de la Guardia Civil.

Unos amigos de la víctima se extrañaron de que su teléfono diera apagado o fuera de cobertura, por lo que acudieron en un vehículo al lugar de la cita, donde la encontraron semiinconsciente y sangrando abundantemente por la boca, tras lo que la trasladaron a un centro sanitario.

Una vez identificado el agresor mediante restos biológicos de ADN, los agentes constataron que esta persona había abandonado La Rioja para evitar su detención y la acción de la justicia, por lo que fue considerado objetivo «prioritario» para su localización.

Los investigadores siguieron durante numerosos meses el rastro dejado por esta persona por diferentes localidades de España y Francia, hasta que ha sido localizado y detenido en Arraia-Maeztu.

La autoridad judicial que entiende del caso ha decretado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza del detenido. EFE.


Compartir

Dejar respuesta