Los bomberos rescataron ayer a tres personas en diferentes intervenciones. En un domicilio de la calle Heraclio Fournier, una persona se había caído en la cocina, estaba consciente, pero se quejaba de un fuerte dolor en la cadera. La dotación que se trasladó accedió a la vivienda por la ventana que estaba abierta y permitieron la entrada al personal sanitario.

Se reclamó la presencia de los bomberos, porque una mujer mayor que había quedado atrapada por su brazo en la puerta giratoria de entrada a un edificio del centro de la ciudad. Ya en el lugar procedieron a agrietar el cristal curvo exterior y a forzar entre la jamba metálica y el cristal con un cojín neumático, rescatando a la persona sin dificultad y aparentemente sin daños, que quedó atendida por los sanitarios.

Un niño de unos 4 años se encontraba con un brazo atrapado dentro de una mesa de billar, en un local en la calle El Salvador, por lo que se requirió la presencia de los bomberos que cortaron con la cizalla uno de los hierros que tenía atrapado el brazo, liberando sin problemas al pequeño.


Compartir

Dejar respuesta