FCC renovará su contrato de limpieza con el Ayuntamiento de Vitoria durante los próximos ocho años. Si ya ganó en la valoración técnica, hoy también los ha hecho en la económica. 22,8 millones de euros cada año, con una reducción del 10 por ciento sobre lo previsto (25,5 millones de euros).

Pero surge una pregunta ineludible. ¿22,8 millones para seguir teniendo la ciudad sucia? Un asco que dicen algunos. Porque la realidad es palmaria: Vitoria no está limpia. Cuando era uno de los estandartes históricos.

El Ayuntamiento está absolutamente convencido que la situación se va revertir. Y esgrime varios argumentos: el nuevo contrato aumentará la intensidad de la limpieza en Vitoria, que se realizará al detalle según las necesidades concretas y puntuales de cada calle

El nuevo pliego de condiciones exige más frecuencias tanto en la limpieza como en la recogida de residuos, que se realizará al detalle según las necesidades concretas y puntuales de cada calle. En concreto, las frecuencias de limpieza se realizarán desde todos los días de la semana (7 días) hasta un mínimo de 5 días por semana; y la recogida de residuos de orgánica se producirá en días alternos y, por primera vez, 6 de cada 7 días durante el verano.

Además, la nueva contrata irá reponiendo los contenedores, hasta llegar a renovar el 100% de los que hay en la ciudad (en torno a 3.000).

También por primera vez, el nuevo pliego incluye la limpieza de solares y zonas sin urbanizar de titularidad municipal, limpiezas especiales de elementos singulares del Casco Medieval (rampas mecánicas, ascensor, nevera e interior muralla y caño), limpieza de cauce de ríos así como la limpieza y el mantenimiento de las fuentes ornamentales.

El nuevo pliego también mejora la presencia de maquinaria, renovando prácticamente la totalidad de la misma que dispondrá de 11 vehículos nuevos.

Más control

Los técnicos municipales tendrán acceso al software de gestión de la contrata con información relativa al personal, recorrido de vehículos e identificación automática de contenedores.

De modo que el Ayuntamiento solo pagará por los servicios que la empresa realice. Si hay  servicios que no se cumplen no se pagarán, y si hay reiteración se amonestará e incluso se podrá llegar a sancionar.


Compartir

Dejar respuesta