Vitoria: Derechos de conductores contra deseos ciudadanos

El primer día laborable de la huelga en los autobuses urbanos de Vitoria, Tuvisa, que comenzó este pasado sábado, ha logrado un seguimiento del 100 % entre los conductores, al igual que en las dos jornadas anteriores, han informado fuentes del comité de empresa.

De esta manera solo están circulando los servicios mínimos, que el Gobierno Vasco fijo ha fijado en el 30 % de los autobuses programados en día ordinario, dando prioridad a las líneas que carezcan de transporte alternativo o que tengan por destino centros sanitarios. 

LO PEOR POR LLEGAR

Los servicios mínimos especifican además que deben cubrirse especialmente los horarios de entrada y salida a los centros de trabajo y centros escolares, en los que hoy no tienen clase debido a la celebración de los carnavales,

con lo que en los próximos días el impacto de la huelga puede ser mayor.

CARAVANA Y MANIFESTACIÓN

Esta mañana los trabajadores de Tuvisa han protagonizado una caravana de coches por el centro de la ciudad para visibilizar su protesta y esta tarde tienen previsto organizar una manifestación con salida en Adriano VI y final en la plaza de la Virgen Blanca.

La huelga indefinida en Tuvisa viene precedida de una serie de paros y movilizaciones que comenzaron en diciembre de 2023. Los trabajadores reivindican recuperar los autobuses que se han perdido desde la pandemia e implementar los necesarios para dar un servicio de calidad, revertir las privatizaciones e implantar un registro de jornada efectivo.

La huelga en Tuvisa seguirá esta semana al no haber acercamiento entre las partes

La huelga en Tuvisa previsiblemente se prolongará toda la semana porque la dirección y el comité, aunque muestran su deseo de negociar y llegar a un acuerdo para poner fin al conflicto laboral, aún no han cerrado una fecha para volver a reunirse.

Este lunes, primer día laborable de la huelga en los autobuses urbanos que comenzó el sábado, el seguimiento ha sido del 100 % entre los conductores, según el comité de empresa, aunque Tuvisa ha limitado el éxito del paro al 75,6 % en el conjunto de la plantilla.

De esta manera -asegura el comité- solo están circulando los servicios mínimos, que el Gobierno Vasco fijo ha fijado en el 30 % de los autobuses programados en día ordinario, dando prioridad a las líneas que carezcan de transporte alternativo o que tengan por destino centros sanitarios.

Habrá reunión esta semana, aún sin fecha fijada

La alcaldesa, Maider Etxebarria (PSE), acompañada del concejal del PNV y presidente de Tuvisa, Iñaki Gurtubai, ha explicado este mediodía a los periodistas que las negociaciones siguen abiertas y que se reunirán de nuevo con el comité, aunque ha admitido que aún no hay una fecha fijada para ese encuentro.

Etxebarria ha subrayado que en esta negociación ya se han cerrado algunos acuerdos parciales como la compra este año de 10 nuevos autobuses y la adquisición a lo largo de la legislatura de otros 15 por un valor global de 20 millones de euros, «cosa que no se ha dado nunca en ninguna legislatura anterior». También se ha referido al aumento de los tiempos de descanso para los trabajadores.

Por todo ello la alcaldesa ha pedido «por favor» al comité que haga «una reflexión profunda de los acuerdos a los que se está llegando y del malestar que se genera en la ciudadanía». En este sentido ha pedido disculpas a los vitorianos afectados por los paros y ha reiterado su voluntad de negociar y parar esta huelga, respetando el derecho a hacerla.

El comité cree por su parte que el Ayuntamiento y Tuvisa están «dilatando artificialmente el conflicto» porque el viernes los trabajadores les mandaron un correo electrónico para pedir una nueva reunión y desde entonces el comité no ha «recibido absolutamente nada de ellos».

«La plantilla no entiende que el Ayuntamiento esté permitiendo que la ciudadanía se quede sin transporte público urbano», han asegurado fuentes del comité de empresa.

La huelga indefinida en Tuvisa viene precedida de una serie de paros y movilizaciones que comenzaron en diciembre de 2023. Los trabajadores reivindican recuperar los autobuses que se han perdido desde la pandemia, comprar más para dar un servicio de calidad e implantar un registro de jornada efectivo. EFE



Dejar respuesta