foto @cyralava

El Ayuntamiento de Vitoria ha anunciado que hace unos días «se ha adjudicado un suministro importante de farolas para su posterior instalación».

Una partida que se dedicará a «farolas que son derribadas por motivos de vandalismo, accidentes o por rotura. Están anotadas y se van sustituyendo por nuevas según la disponibilidad del material en los almacenes».

Esta respuesta en el Buzón Municipal va a tranquilizar a los ciudadanos que reclamaban la reposición de estos elementos. Hasta el punto que critican al Ayuntamiento «por tener millones para el BEI y no para farolas».

Ya solo falta que cambien o arrgelen las que no funcionan, que son muchas.


Compartir

1 Comentario

  1. En el caso de las farolas que son deterioradas o derribadas por vehículos en accidentes, si no estoy equivocado, no debe pagar su arreglo o reposición el Ayuntamiento. Creo que es el seguro de quien resultara responsable del siniestro quien tiene la obligación de reponer el daño a la mayor brevedad, o sea, reparar la farola o reponerla, salvo en los casos de que el conductor del vehículo haya sido detectado y denunciado conduciendo con una tasa de alcohol por encima de la autorizada o bajo los efectos de las drogas, en cuyo caso el seguro lo normal es que se abstenga del tema. Y lo mismo digo para los quitamiedos y todo tipo de postes, barreras, paneles y señales indicadoras, tanto en ciudad como en carretera.
    Ahora bien, el organismo competente si tiene la obligación de exigir a quien corresponda, sea seguro o particular, la reparación del daño con la mayor urgencia posible, en otro caso sería dejación de obligaciones por parte del organismo responsable de la vía afectada.
    Si mi comentario no es correcto y algún lector puede corregirlo, le agradezco que lo haga.

Dejar respuesta