Dos personas han denunciado en Policía Local haber sido víctimas de hurto mediante el ‘método del abrazo’.

El primer caso ocurrió el domingo al mediodía cuando una mujer de 88 años que caminaba por el paseo Carmelo Bernaola fue abordada por otra mujer que se bajó de un vehículo para preguntarle por una iglesia.

Tras ofrecerle las indicaciones oportunas, la ladrona le dio un abrazo en señal de agradecimiento, momento que aprovechó para sustraerle una pulsera de oro.

El segundo hurto ocurrió ayer, en la avenida de Olarizu, cuando un hombre de 79 años fue abordado por una mujer que se le insinuó y le sustrajo una cadena con dos colgantes de oro.

Ambas ladronas huyeron en vehículos.


Compartir

Dejar respuesta