Vitoria:
irekia

El Sindicato Médico de Euskadi (SME) considera que el servicio de Emergencias de Osakidetza ha pasado un verano «infernal», el «peor con diferencia en los últimos años», debido a la falta de médicos. En Álava destaca la UVI Móvil.

«La falta de personal facultativo, tanto en los centros coordinadores como en los equipos de ambulancia, ha sido una constante», ha asegurado este sindicato médico en una nota.

En un servicio con turnos de 12 horas, según el SME, «ha habido profesionales que han trabajado 24h seguidas ‘por necesidades del servicio’, cuando hasta ahora era algo que la Administración solo contemplaba de manera excepcional».

El sindicato ha recordado que este verano fue cesado el director de Emergencias de Osakidetza, Óscar Aller.

«Esperamos que la nueva gerencia de Emergentziak sea capaz de coger con fuerza el timón y darle el giro necesario para garantizar una adecuada cobertura del servicio y buenas condiciones laborales del personal», ha señalado.

UVI MOVIL

En cuanto a los problemas detectados este verano, el Sindicato Médico de Euskadi ha destacado que la «esperada apertura» de la segunda UVI móvil de Alava, ubicada en Nanclares, «está siendo empañada por la intención de implementarla en peores condiciones laborales y de conciliación, en lo que parece ser un proyecto piloto que Osakidetza pretende hacer extensible al resto de unidades».

Según el SME, la «fuga constante» de personal de Emergencias a otros servicios es «secundaria» si se compara con la «nefasta política de contratación que se lleva aplicando desde hace años en Osakidetza», fundamentalmente en lo referido al personal sustituto.

Ha añadido que «la falta de personal facultativo también en los PAC (sobre todo Gipuzkoa)» y las instrucciones dadas por Osakidetza «no han hecho sino agravar la situación».

El SME ha indicado que, aunque Osakidetza asegure que «trabaja en red» para defenderse de las críticas recibidas, «no es lo mismo trabajar con todo el personal facultativo que con menos del mínimo de efectivos necesarios». EFE



11 Comentarios

    • Lo clavaste, todos saben euskera, los que tienen plaza, que para eso están perfiladas, pero para sustituciones no es necesario, eso hace que nadie quiere hacer sustituciones donde es imposible hacerse una carrera. Por lo demás, salvo raras excepciones, casi ningún euskera se habla entre el personal de las ambulancias, y menos durante una intervención.

  1. Es una puñetera vergüenza, la gestión de la responsable de Osakidetza. No nos perdamos con el euskera, eso ahora, es baladí y, a las pruebas me remito. Cuantísimos sanitarios que no son de Euskadi, están aquí trabajando y nadie les piden que hablen euskera. En cambio a los de aquí se les exigía un perfil determinado y, digo se les exigía, porque ahora no creo que tengan la poca vergüenza de hacerlo, cuando Cruces, por poner un ejemplo , está lleno de gente de fuera y no se les exige el euskera. Dejémonos de demagogias y vayamos a la calidad de nuestra salida. Es pésima y lo peor es que va aún a empeorar y, pienso que en la mano del pueblo, está el impedirlo. Ahí es donde tenemos que estar y es donde nos tenemos que ocupar.

  2. Hace unos días estuve ingresada en el Hospital Aranzazu de Donsotia y sentí de primera mano los recortes o falta de personal por no realizar contrataciones nuevas o cubrir bajas o vacaciones. Me sentí mal y poco atendida, no tanto por las/os profesionales que estaban trabajando, sino por la falta de tiempo que tenían ya que no había personal suficiente. Es una vergüenza tener nuestro sistema sanitario «Vasco» de esta manera, cuando hace poco, más concretamente antes de la pandemia, era uno de los mejores sistemas de la península, po no decir el mejor. A mi parecer estamos sufriendo la compra descontrolada y abusiva de vacunas para el COVID, que no son para nada necesarias ( cuantas han tendido que desecharse por no haber sido utilizadas) lo que está suponiendo un gasto descomunal del presupuesto. Así es imposible disponer de dinero para gastar en lo esencial, que es el personal de trabajo para poder ofrecer un servicio digno. Los políticos deberían de hacer una reflexión sobre cuáles son los objetivos principales y lo que se quiere conseguir, aunque sea por una buena imagen, que muchas veces parece que es lo que más les importa.

    • Los objetivos de los políticos está claro: privatizar, privatizar, privatizar.
      Desmantelar lo público, que los ciudadanos reciban peores servicios y no les quede otra que apoquinar -el que pueda- y así se llenen los bolsillos amiguetes y enchufados varios.
      Para el resto, las migajas de lo público gestionado de pena.

  3. Osakidetza= empresa constructora, la ampliación de presupuesto para Osakidetza se esfuma entre obras y proyectos de construccion infra utilizados y de escasa calidad, sin traducirse en una mejora de la calidad del servicio, ni de las condiciones laborales de sus empleados, que día a día están siendo maltratados con opes y condiciones laborales precarizadas produciendo una degradación del servicio

Dejar respuesta