El día que lloró Urkullu

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha afirmado este lunes que la protección de los derechos sexuales y reproductivos «es clave para la salud y el bienestar de las personas» y ha puesto en valor el Pacto de País por la Igualdad y Vidas Libres de Violencia que impulsa el Ejecutivo vasco.

Urkullu ha inaugurado hoy en Vitoria las «Jornadas Diálogo Parlamentario 2022. Salud y derechos sexuales y reproductivos, crisis humanitarias y cooperación internacional» en la que participan parlamentarios de varios países europeos con el fin de analizar la situación y de adquirir compromisos en esta materia.

Durante su intervención ha apelado a la protección de los derechos sexuales y reproductivos que, ha remarcado, tienen que ver con la salud y la igualdad de mujeres y hombres, y que permiten a las mujeres y niñas poder elegir sobre su propio cuerpo, una decisión que tiene «consecuencias directas en su futuro y en conjunto de la sociedad».

«Garantizar estos derechos es clave y salva vidas», ha indicado Urkullu, que ha recordado que en Euskadi se ha aprobado este año una modificación de la Ley para la Igualdad de Mujeres y Hombres y Vidas Libres de Violencia contra las mujeres que contempla medidas preventivas y asistenciales dirigidas a favorecer el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, entre otras cuestiones.

«Debemos seguir avanzando. La igualdad y la defensa de los derechos requieren, además de leyes que las favorezcan, una voluntad conjunta de toda la sociedad para cambiar valores y avanzar hacia escenarios más justos», ha añadido Urkullu, quien también ha destacado el Pacto de País por la Igualdad y Vidas Libres de Violencia que impulsa su gobierno.

«Nuestra determinación es seguir evaluando y mejorando nuestras políticas en pos del bien común que representa la igualdad», ha resumido.

Urkullu ha recordado también que el objetivo de la igualdad requiere «promocionar la educación sexual integrada» y «proteger las decisiones autónomas de las mujeres» y ha aplaudido el encuentro de hoy para compartir visiones y posibles soluciones a un problema global.

«La construcción de nuestras sociedades debe estar asentada en la garantía y el respeto a los derechos. Solo sobre los cimientos de los derechos vamos a poder construir un mundo mejor, más igualitario, sostenible y justo», ha resumido. EFE



Dejar respuesta