La historia tiene final feliz, pero el susto no se lo quita nadie a los padres. Es una de las anécdotas más llamativas del estado de alarma en Vitoria. Un niño de cuatro años se escapó de casa y recorrió parte de la ciudad en el interior de un autobús. Desde Ariznabarra a Judimendi.

La cuenta esta mañana El Correo. Los padres llamaron a la Policía puesto que no encontraban a su hijo en casa ni en la calle. Se llama Rafael.

Y mientras la Policía le buscaba por el barrio, la conductora del autobús alertaba de la presencia de un niño sin estar acompañado de adulto, entre los pasajeros, según relata el diario.

El niño salió de casa sin conocimiento de los padres y subió a un bus aprovechando la norma de no subir por la puerta delantera, por lo que la conductora no se percató al principio del viaje.


Compartir

6 Comentarios

    • Por favor, ¿ no captáis la ironía ? Lo que yo veo es mucha gente muy suspicaz, estamos perdiendo el sentido del humor. ¡ Qué pena !

Dejar respuesta