cruz olarizu

El Ayuntamiento presenta alegaciones a un expediente iniciado por el concejo de Mendiola sobre la situación legal de la cruz. Cuyo objetivo es tirarla.

El Gobierno municipal defiende la cruz de Olarizu como “elemento con especial significado para las y los vecinos de Vitoria-Gasteiz  que debe ser objeto de especial protección, en la medida que representa tradiciones culturales y religiosas cuyo mantenimiento debe ser una manifestación del respeto a esas tradiciones”.

Así lo argumenta en el escrito de alegaciones al expediente de investigación de la situación legal de la cruz impulsado por el concejo de Mendiola.

El alcalde, Gorka Urtaran ha recordado que “la cruz de Olarizu no sólo es un símbolo religioso, sino que forma parte de nuestro patrimonionuestra tradiciónnuestra cultura y nuestra historia. Se erigió por suscripción popular a iniciativa ciudadana, familiar y forma parte del patrimonio vitoriano que debemos respetar y conservar. Es un símbolo de Vitoria-Gasteiz.

El Ayuntamiento alega varias razones al expediente de Mendiola. En primer lugar, deja constancia “del uso abusivo y en cierto modo fraudulento” de la potestad de investigación de la junta administrativa que, según marca la normativa, tiene como premisa la necesidad de investigar la situación de sus bienes y derechos que presumiblemente forman parte de su patrimonio con la finalidad de determinar la titularidad de los mismos. Requisito, que según el Ayuntamiento, no se cumple porque el propio acuerdo recoge que el monte Olarizu ya está incluido en el Inventario de Bienes del concejo de Mendiola y porque la cruz fue erigida para conmemorar la Santa Misión que se celebró en Vitoria-Gasteiz, acto multitudinario con gran aceptación, difusión y conocimiento en toda la ciudad.

Romería vitoriana de fin del verano

Se conocen perfectamente los antecedentes de la cruz de Olarizu así como los motivos de su construcción”, asegura el escrito de alegaciones que, además, reconoce que si bien la cruz se erige sobre terrenos del concejo de Mendiola, “su construcción fue sufragada por los vecinos de Vitoria-Gasteiz, por lo que la cruz es muy querida por la ciudadanía, que anualmente celebra una tradicional romería en las campas de Olarizu para subir a la cruz”.

Y es que la ciudad cierra cada año el ciclo veraniego con una romería popular y una multitudinaria subida a la cruz, que recuerda el rito campesino de acción de gracias por la recogida de las cosechas.

Otro de los motivos argumentados por el Ayuntamiento es que en el expediente de la junta administrativa no se hace referencia alguna a la defensa del interés general, cuando herramientas como el expediente iniciado por Mendiola son las que le otorga la ley para su defensa del interés general.

Lugar de la memoria e intento fallido de derribo

La cruz de Olarizu forma además parte del itinerario de lugares de la memoria recogidos en el plan de acciones relativas a Memoria Histórica. La popular cruz de Olarizu fue señalizada en terrenos próximos a la casa de la dehesa la pasada legislatura “para que se conozca históricamente su verdadero significado y su posterior utilización política por parte de la dictadura”. También la pasada legislatura el monumento sufrió un importante sabotaje, con la intención fallida de derribar la cruz. Fue inmediatamente restaurada por el Ayuntamiento.


Compartir

2 Comentarios

  1. Creo que hay cosas mas importantes en esta ciudad para solucionar y quejarse que esto.
    A cuanta gente le molesta que este la cruz os habeis parado a pensarlo.
    Yo creo que a una gran mayoria se la trae al pairo este la cruz o no entre ellos a mi.

Dejar respuesta