Euskadi ha cerrado una Semana Santa en el tráfico por su red viaria marcada por los flujos internos, debido a las restricciones de movilidad, y por que, por segundo año consecutivo, no se han registrado víctimas mortales.

El año pasado el confinamiento decretado para hacer frente a la crisis sanitaria hizo que se desplomaran las cifras de desplazamientos, lo que se tradujo en menor accidentalidad y ninguna víctima mortal.

Se recuperó así una tendencia sin fallecimientos en las carreteras vascas, iniciada en 2013 e interrumpida solo en 2019, cuando dos personas perdieron la vida en Álava.

Este año, entre el 31 de marzo y el 5 de abril, se registraron 45 accidentes con víctimas, que dejaron un balance de 6 personas heridas graves. Son 13 accidentes más que en 2019, 40 más que en 2020 (un año completamente atípico por la irrupción de la pandemia) y 10 más que en 2018.

Es decir, si bien ha aumentado el número de accidentes, sus consecuencias no han sido tan graves, ha informado este sábado el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

Al no estar permitido entrar ni salir de Euskadi no se dieron los habituales desplazamientos masivos de las operaciones salida y retorno, sino que esta Semana Santa se ha caracterizado por viajes cortos, desde el interior de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava hacia la costa vasca y viceversa, principalmente.

Los mayores flujos se registraron en las vías de acceso a Bilbao, San Sebastián y Vitoria, aunque sin retenciones reseñables.

Entre el 31 de marzo y el 5 de abril en los accesos a las capitales vascas se registraron 1.045.691 desplazamientos, lo que supone un 18 % menos que en las fechas equivalentes de 2019.

La caída se ha notado, sobre todo, en los accesos a San Sebastián (un 24 % menos de desplazamientos que en 2019) y, en menor medida, en Bilbao (15 % menos) y Vitoria (8 % menos).

En la frontera de Biriatou se contabilizaron 75.928 desplazamientos (un 65 % menos que en 2019) y en el tráfico de largo recorrido, el que discurre de un territorio a otro, 326.854 desplazamientos (un 43 % menos que en 2019).

La directora de Tráfico del Gobierno Vasco, Sonia Díaz de Corcuera, ha destacado que en las dos últimas campañas de Semana Santa no ha habido fallecidos en las carreteras vascas y ha reiterado la apuesta del Ejecutivo por «seguir trabajando para reducir la accidentabilidad, con una visión ‘cero víctimas'». EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta