(EFE).- La Jefatura Superior de Policía de La Rioja ha intervenido en Logroño 132,8 kilos de hachís que se pretendían distribuir en la ribera del Ebro, en un operativo que se ha saldado con seis detenciones y otros tantos registros, entre ellos el de dos pisos de Oyón (Álava).

Este grupo criminal organizado, asentado en La Rioja desde hace varios años, estaba especializado en la introducción de hachís en esta comunidad, pero sus miembros -tres hermanos, las esposas de dos de ellos y otro familiar- no tenían ningún tipo de contacto con la droga.

En esta operación se ha detenido a ocho personas, de las que seis son miembros del grupo criminal -cuatro han ingresado en prisión- y las otras dos regentaban un local de ocio en Logroño donde se distribuía el hachís a pequeños y medianos traficantes de la zona de la ribera del Ebro y comunidades limítrofes, como Euskadi, Navarra y Aragón.

Los detenidos contaban con una amplia infraestructura, que les permitía la adquisición directa de hachís en el norte de Marruecos, su introducción en España, su traslado y ocultación hasta Logroño, desde donde se distribuía.

Se han efectuado seis registros -tres en domicilios y en un bar en Logroño y dos en viviendas de Oyón (Álava)- y el valor en el mercado negro de la sustancia intervenida podía haber alcanzado los 750.000 euros.

Las entregas a los traficantes finales se realizaban mediante intermediarios, alguno de ellos menores de edad, integrados en el grupo criminal, con el fin de que las fuerzas de seguridad no pudieran relacionarlos con el grupo.

El responsable del grupo criminal utilizaba automóviles de alta gama para los desplazamientos hasta distintos puntos de España y de Marruecos para controlar la introducción de la droga y verificar el ingreso de los beneficios económicos por esa actividad en el país africano.

Esta operación ha permitido desmantelar uno de los grupos criminales más activos en la introducción de este tipo de sustancias estupefacientes en España, especialmente en la zona norte y ribera del Ebro, del que han sido detenidos seis miembros, cuatro hombres y dos mujeres, todos ellos de origen norteafricano, ha preciado el delegado del Gobierno.

Los otros dos detenidos, un hombre de nacionalidad española y una mujer de origen sudamericano, proceden de la desmantelación de un punto de venta ilegal de estas sustancias estupefacientes, situado en un bar en el centro de Logroño, que regentaban y desde donde se distribuía el hachís que era suministrado por este grupo criminal.

En los registros efectuados se han intervenido, además de los 132,8 kilos de hachís, repartidos en bloques de kilo y medio kilo; 16,7 gramos de speed, 10.170 euros, 27 teléfonos móviles, 3 balanzas de precisión y 5 vehículos, así como abundante documentación.

Las actuaciones policiales siguen abiertas, pendientes de algunas detenciones, que se prevé realizar en las próximas fechas



Dejar respuesta