energéticas

Podemos Ahal Dugu ha propuesto a Gobierno central el traslado a Euskadi del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), una empresa pública adscrita al Ministerio para la Transición Ecológica que se dedica a fomentar el uso de energías renovables y avanzar en la eficiencia energética.

Esta propuesta se incluye en un paquete de medidas que la formación ha remitido al Ejecutivo central para que los Fondos Next Generation «reviertan en beneficio del tejido social y productivo vasco» y en la «descentralización institucional del Estado».

Podemos Ahal Dugu plantea que el IDAE se ubique en Bilbao o en San Sebastián ya que Vitoria acoge el Parlamento y el Gobierno Vasco.

Según ha indicado Podemos Ahal Dugu en una nota de prensa, en el IDAE trabajan más de 150 personas y en 2021 contó con un presupuesto de 422 millones de euros. Además, gestiona un total de 5.300 millones de euros provenientes de los fondos habilitados desde Europa para paliar los efectos económicos de las últimas crisis.

Esta formación considera que el traslado a Euskadi de esta empresa pública «tendría un importante impacto positivo sobre el tejido social y empresarial» vasco y «demostraría la voluntad del Gobierno de avanzar hacia una descentralización de las instituciones públicas».

Además de esta propuesta, el paquete de medidas planteadas por esta formación incluye otras como la creación en Euskadi de una planta de recuperación de tierras raras y materiales valiosos, otra también para la recuperación de residuos industriales peligrosos y no peligrosos, y un centro en el que se investigue el envejecimiento activo, entre otras.

Vivienda anima a los vascos a pedir ayudas para la rehabilitación energética

El Gobierno Vasco ha animado a los vascos a pedir las ayudas para la rehabilitación energética de viviendas y edificios a través de los fondos europeos «Next Generation», que ya pueden solicitarse, unas subvenciones que en el caso de Euskadi ascienden a una cantidad total de 86,3 millones de euros.

Inicialmente estas ayudas europeas tienen un presupuesto de 39,1 millones, a los que se sumarán en los próximos meses otros 47,2 millones, unas cuantías que se suman a las subvenciones propias del Departamento de Vivienda del Gobierno Vasco.

Esta consejería ha iniciado este lunes una campaña para informar a los ciudadanos interesados de los trámites correspondientes para solicitar las ayudas que se pueden formalizar a través de las oficinas de Visesa y de las sociedades urbanísticas de rehabilitación de Euskadi.

Las subvenciones van dirigidas a las reformas iniciadas desde el 1 de febrero de 2020 y serán atendidas por orden de presentación y hasta que se agoten los fondos. En todos los casos las obras deberán ser ejecutadas antes del 30 de junio de 2026.

Todas las actuaciones que aspiren a acogerse a este financiación deberán incluir el criterio de la eficiencia energética mediante la reducción de la demanda energética y del consumo de energías no renovables en viviendas y edificios.

En el caso de las viviendas que mejoren la eficiencia energética el coste de la reforma será de al menos 1.000 euros por vivienda y la cantidad subvencionada del 40 % del total con un límite de 3.000 euros.

Para la mejora de eficiencia energética en edificios de viviendas se tendrá que llegar a una reducción como mínimo del 30% en el indicador de consumo de energía primaria no renovable (gas, carbón) e incluir una reducción de la demanda de calefacción y refrigeración. Las cuantías máximas de esta línea oscilan entre los 18.800 y los 6.300 euros, en función del ahorro energético logrado por la reforma.

En este programa hay ayudas específicas a unidades convivenciales en situación de vulnerabilidad económica en los casos en los que la comunidad decida abordar una rehabilitación energética.



10 Comentarios

  1. PODEMOS ignora en general todo. Solo buscan redito electoral opinando de todo sin profundizar en nada. Ello les sirve para ganar un dinero que de otra manera ni lo hubiesen soñado.

  2. Unidas podemos y todas sus marcas y satelites es lo peor en política. El resto de partidos son muuuuy malos, pero estos ya son lo peor del mundo.
    Han venido a enriquecerse personalmente y son un nido de incapaces e ignorantes. A codazos se han ido gente sin preparación ni estudios de ningun tipo. Opinan de todo y no saben de nada. Un peligro

  3. Las cuantías de los fondos Next Generation son ridículos en comparación con las inversiones necesarias.
    ¿Así pretenden fomentar los cambios encaminados al ahorro energético?

Dejar respuesta