desvíos retenciones nudo trafico accidentes carreteras alavesas
Foto ajena a la información

La Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco espera una operación salida y retorno de vacaciones 2020 con más movimiento interno de vehículos en Euskadi y hacia las comunidades limítrofes y poco tráfico internacional, a la espera de si Marruecos abre o no su frontera con España.

El viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga, y la directora de Tráfico, Sonia Díaz de Corcuera, han presentado en Bilbao la operación salida-retorno de verano de este año.

Han explicado que se espera un mayor flujo de tráfico interno en Euskadi y de Euskadi hacia las comunidades limítrofes (Rioja, Cantabria, Navarra, Burgos y País Vasco francés).

En cambio, en el caso del tránsito internacional han confesado que les resulta difícil hacer una previsión dado que no hay precedentes de una situación como la provocada por la pandemia del coronavirus.

De ahí que, en caso de producirse tráfico internacional, se espera que sea de baja intensidad, principalmente el que pueda venir del Norte de Europa hacia Portugal.

La incógnita es si Marruecos decide abrir la frontera, ya que, de momento, ha suspendido la operación de paso del Estrecho.

Pese a este cierre, el Departamento de Seguridad se ha preparado para la hipotética apertura de fronteras con Marruecos, con un dispositivo con información específica en castellano, euskera, inglés, francés y árabe.

De esta forma, si hay apertura de fronteras en Marruecos y el flujo internacional de vehículos comienza a atravesar Euskadi, se reforzará la señalización con carteles y folletos informativos en las áreas de servicio de la AP-8 y la AP-1, en los que se recordarán las recomendaciones de lavado de manos, uso de mascarilla y distancia de seguridad.

Los puntos críticos de la red viaria vasca que se esperan son los habituales en periodo vacacional: la A-8 sentido Cantabria, la AP-8 en la zona fronteriza, el acceso a la autopista AP-1 desde la autovía A-1 en Armiñón, y los enlaces entre la AP-1 y la N-622 hacia Vitoria y la N-622 y la A-1 dirección Burgos.

En la operación salida, en los fines de semana más críticos se llevará a cabo una señalización especial para facilitar el enlace de la salida de la AP-1, en Etxabarri Ibiña, con la N-622 sentido Vitoria, y, a su vez, en Vitoria en el enlace de la N-622 con la A-1 sentido Burgos/Madrid.

En el nudo de Armiñón, en colaboración con la Diputación de Álava, se habilitará una señalización provisional recomendando el uso de la ruta alternativa por la N-1 que discurre paralela a la A-1, entre La Puebla de Arganzón y el acceso a la AP-1 de Armiñón.

En la operación retorno, se habilitará un dispositivo de señalización especial para aliviar el tráfico en el nudo de Armiñón a la salida de la Autopista AP-1 sentido Vitoria. Allí, mediante conos se cederá uno de los tres carriles de la A-1 a los vehículos que se incorporen desde la AP-1.

Un total de 550 agentes de Tráfico de la Ertzaintza velarán por la seguridad y la fluidez de vehículos en la carretera.

El año pasado, entre julio y agosto de 2019 fallecieron seis personas en accidentes de tráfico en Euskadi.

Para intentar reducir esta cifra, la Dirección de Tráfico ha preparado la campaña de sensibilización «Volver a salir / Berriro ateratzea», que apela a la responsabilidad en la conducción, tras un periodo de restricciones a la movilidad, con el objetivo de reducir los accidentes. La campaña se difundirá en radio, televisión y redes sociales. EFE


Compartir

Dejar respuesta