Lehendakari Iñigo Urkullu País Vasco

(EFE).- El lehendakari y candidato a la reelección, Iñigo Urkullu, ha visto premiado su perfil serio y moderado con un mayor respaldo electoral a su partido, el PNV, que hoy ha ganado los comicios autonómicos en Euskadi y ha logrado 29 escaños, 2 más.

En 2012 Urkullu encabezó la candidatura nacionalista con el reto de recuperar para el PNV Ajuria Enea, la sede de la Presidencia del Gobierno Vasco, después de tres años y medio de Ejecutivo socialista.

Los jeltzales lograron el objetivo y formaron un gobierno en minoría que les ha obligado a tejer pactos con distintos grupos parlamentarios, con el PSE de manera preferente.

Los electores vascos han apoyado hoy el talante dialogante del Ejecutivo de Iñigo Urkullu, así como el perfil serio de un lehendakari que se ha alejado de lo que su partido denomina «política espectáculo» y ha cultivado la fama de «buen gestor» que siempre defiende el PNV.

Nacido en Alonsotegi (Bizkaia) en 1961 -celebró su 55 cumpleaños en plena campaña electoral- es diplomado en Magisterio, está casado y tiene tres hijos.

Urkullu es un hombre metódico, religioso y familiar, con fama de dialogante, de maneras educadas y con un discurso sin excesos verbales. Siempre sin perder su seriedad, es una persona accesible, discreta y afable en las distancias cortas.

Ha sido el primer lehendakari en no residir de manera permanente en Ajuria Enea, en Vitoria. Esta decisión no fue entendida por parte de la sociedad alavesa y fue foco de críticas por diversas formaciones, especialmente el PP alavés, pero Urkullu se mantuvo firme en su voluntad de regresar a su domicilio de Durango (Bizkaia) para dedicar más tiempo a su familia.

Antes de ser investido lehendakari en 2012 había desarrollado toda su carrera política relacionada con la vida interna del PNV, aunque fue parlamentario autonómico entre 1994 y 2007. De hecho tuvo que abandonar la presidencia del partido para poder ser designado lehendakari, ya que el PNV no permite compaginar ambos cargos.

Hasta entonces su único cargo público ejecutivo fue el de director de Juventud de la Diputación de Bizkaia entre 1987 y 1994, y en el Parlamento Vasco su principal labor fue presidir la comisión de Derechos Humanos entre 1999 y 2007, las legislaturas en las que Juan José Ibarretxe fue lehendakari, y en las que esa comisión elaboró la declaración de reconocimiento a las víctimas del terrorismo.

A los 23 años, en 1984, ya era miembro de la ejecutiva del PNV en Bizkaia, en la que permaneció de forma prácticamente ininterrumpida hasta 2007.

Desde que empezó en política en la segunda mitad de la década de 1980, formó parte del grupo de jóvenes cuadros del PNV de Bizkaia, llamados entonces «jobuvis» (acrónimo de jóvenes burukides vizcaínos) que fue tomando el mando del partido en este territorio.

En 1996 el grupo demostró que controlaba ya el PNV de Bizkaia al derrotar al veterano Luis María Retolaza, el candidato apoyado por el entonces presidente del EBB, Xabier Arzalluz, en la elección para el Bizkai Buru Batzar, la ejecutiva vizcaína.

Entonces el nuevo presidente del PNV vizcaíno fue otro veterano, Javier Atutxa, pero Urkullu ya fue el número dos y portavoz de esa ejecutiva, y cuatro años después, en 2000, le sustituyó al frente de Bizkaia cuando se retiró.

Urkullu accedió a la presidencia nacional del PNV en diciembre de 2007, cuando fue el candidato de consenso entre los dos sectores del partido tras el abandono de la política de su antecesor, Josu Jon Imaz.

Dejó la dirección del Partido Nacionalista Vasco en 2012 para ser lehendakari, cargo en el que previsiblemente repetirá en los próximos cuatro años después de que esta noche haya visto reforzado su liderazgo en Euskadi.


Compartir

Dejar respuesta