ELA ha destacado el paro «prácticamente total» registrado en las tres plantas que Tubacex tiene en la comarca de Ayala (Álava) para denunciar la actitud «confusa» y «chantajista» de la dirección de la empresa que quiere reducir costes por valor de 10 millones de euros, lo que podría suponer la eliminación de 150 puestos de trabajo.

En una nota de prensa, la central ha valorado el seguimiento del paro de 24 horas que ha sido convocado este jueves por el conjunto del comité en las tres plantas del grupo en Ayala (Amurrio, Llodio y Artziniega).

ELA ha calificado de «confusa y chantajista» la actitud de la empresa ya que, mientras en julio aseguraba que las plantas no eran competitivas y que la solución pasaba por el despido de 150 personas, «ahora plantea como alternativa a los despidos una reducción importante del sueldo de toda la plantilla: eliminación de pluses, congelación salarial, importante aumento de la jornada laboral y recorte de beneficios sociales»

“Está utilizando la baza del miedo y la inseguridad para amedrentar a la plantilla y que aceptemos un recorte brutal de derechos”, ha denunciado en una nota de prensa esta central.

Tanto ELA como el conjunto del comité ha rechazado el planteamiento empresarial, ya que la situación económica real del grupo y de las plantas en Euskadi «no está acreditada».

También han exigido a la dirección un plan de futuro por entender que la competitividad no se puede basar en los costes laborales. “Quieren aprovechar la coyuntura para cargarse el convenio que firmamos hace año y medio, pero no lo vamos a consentir”, han añadido desde ELA.

Esta tarde hay convocada una manifestación en Llodio para denunciar esta situación. EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta