foto irekia

El Parlamento Vasco ha rechazado instar al Gobierno autonómico a aumentar las ayudas dirigidas a los trabajadores afectados por ERTE en Euskadi en función del número de personas que formen cada unidad familiar.

Esta demanda se recoge en una enmienda transada entre Elkarrekin Podemos-IU y EH Bildu, a una propuesta planteada por la coalición abertzale, que no ha salido adelante al contar con el voto contrario del resto de grupos.

En este texto ambas coaliciones reclamaban también ayudas específicas para la conciliación en caso de reducción de la jornada laboral por razones de cuidados relacionados con la covid-19, y que se ajuste la dotación de las ayudas complementarias a los ERTE en función de las solicitudes, entre otros planteamientos.

Como viene sucediendo desde que comenzaron los plenos ordinarios, PNV y PSE-EE, con mayoría en la Cámara, han vuelto a sacar adelante su enmienda a la totalidad, en la que reafirman su apuesta por las ayudas actuales, prorrogadas hasta el 31 de enero de 2021, fecha hasta la que también están prorrogados los ERTE.

Además, se insta al Gobierno Vasco a mejorar el sistema de garantía de ingresos tomando como base la propuesta de reforma de la RGI remitida al Parlamento Vasco la pasada legislatura.

Desde EH Bildu, Ander Rodríguez ha defendido que la obligación de las instituciones es garantizar ingresos a los ciudadanos y ha reprochado al Gobierno Vasco que no se puede «seguir añadiendo incertidumbre» porque muchas familias «no pueden salir adelante» con la cuantía de los ERTE.

En la misma línea, Jon Hernández (Elkarrekin Podemos-IU) ha precisado que al pedir que se mejoren las ayudas a los ERTE no critica los acuerdos de la Mesa Social de Euskadi, sino que emplaza al Ejecutivo autonómico a no «cerrarse» a hacerlo.

Jon Aiartza (PNV) ha defendido la actuación del Gobierno Vasco y ha reprochado a EH Bildu no querer conseguir un acuerdo en torno a su propuesta. «Usted no persigue un acuerdo», ha insistido.

El socialista Ekain Rico ha considerado que la iniciativa rechazada es una «enmienda a la totalidad» a los acuerdos de la Mesa de Diálogo Social, y que esta ha quedado «desfasada» por la prórroga de los ERTE.

Por su parte, la popular Laura Garrido ha pedido un «esfuerzo de financiación» al Ejecutivo de Vitoria para que las ayudas se amplíen y para que funcionen «debidamente» los servicios encargados de tramitarlas.

Por último, Amaia Martínez (Vox) ha planteado que se apoye a las familias «que peor lo están pasando» y que se elimine el «gasto superfluo de la Administración» para poder contar con más recursos. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. Bien……..

    El cuidadano es indiferente la nacionalidad, qué tenga la idea de algún privilegio, qué lo trabajé…

    En el sigloXXI es lamentable, la cantidad de borregos sin dignidad qué tenemos…

    En ésta vida todo su recompensa viene lograda por su esfuerzo…

    Es más invito a el gobierno – vasco a hacer un estudió minucioso para rebajar aún más por si fuera el caso, e invitar a formarse dentro de sus capacidades, y desarrolle labor alguna frente a ésta sociedad…

    Entiendo qué desde el gobierno haya departamentos para el apoyó, pero siempre y cuándo esté la causa pero bien justificada….

    Cualquier ciudadano debe de disponer de una formación para su posterior formación…

    Es muy triste acoger a ciudadanos y olvidarnos de ellos frente a una socidad actual y en progeso…

    Rgi= vagancia, ignorancia…

    RGI=ciudadanos sin dignidad…

    Es indiferente la nacionalidad

Dejar respuesta