Bizkaia entrega 276 millones a Álava por ajustes de impuestos

Las tres haciendas forales vascas han recaudado hasta abril 5.539,3 millones de euros, lo que supone un 12 % más que en los cuatro primeros meses de 2022, gracias al empuje de Bizkaia, donde los ingresos se incrementaron un 16,6 %.

En este territorio histórico se han recaudado 3.618,7 millones, es decir 514 más que en el mismo periodo del año anterior. La recaudación ha crecido también en los otros dos territorios aunque con menor intensidad: en Gipuzkoa se han logrado 1.263 millones, un 2,3 % más, y en Álava 657,6 millones, un 8,1 % más.

A través de la imposición directa, la Hacienda de Bizkaia ha ingresado 1.751,6 millones, lo que supone un aumento del 23,4 %. En este capítulo han crecido el IRPF, un 15,7 %, y sobre todo el Impuesto de Sociedades, que ha aumentado un 51,4 %.

En cuanto a impuestos indirectos, en Bizkaia han supuesto 1.661,5 millones de euros, un 2,5 % más que entre enero y abril de 2022. Entre sus principales conceptos el IVA ha crecido un 7,6 % y los Impuestos Especiales de fabricación un 1,5 %.

En Gipuzkoa se han obtenido en estos primeros cuatro meses del año 28,8 millones más que el año anterior y ello a pesar de que la imposición directa ha aportado un 3,5 % menos al quedarse en 525 millones: vía IRPF se han logrado 464 millones, un 1 % menos, y vía Impuesto de Sociedades 37,2 millones, un 24,9 % menos.

La Diputación guipuzcoana achaca la moderación del crecimiento recaudatorio, sobre todo, al impacto que tienen las «medidas extraordinarias para hacer frente a la inflación aplicadas en la actual campaña de la renta».

Por su parte los impuestos indirectos han subido en este territorio un 6,3 % hasta llegar a 16 millones. El IVA de gestión propia ha ofrecido un saldo de 421 millones (+7,5 %) y el Impuesto sobre Hidrocarburos -que grava entre otros el consumo de gasolinas- de 121 millones (+8,3 %).

La Hacienda de Álava ha recaudado hasta abril 49,3 millones más que en el mismo periodo de 2022, un alza del 8,1 % que la Diputación celebra porque se produce a pesar de la incertidumbre económica existente.

Por impuestos directos se han recaudado 293,1 millones (+4 %). En el más importante, el IRPF, se han logrado 239,2 millones, lo que supone un descenso del 1,4 % por el adelanto de devoluciones en la declaración de la renta. Hasta el momento se han presentado más declaraciones a devolver y además de mayor importe.

Sin embargo, el concepto retenciones del trabajo, que refleja el comportamiento del empleo, ha ascendido un 8,5 % hasta los 276 millones. Por ello la Diputación estima que la tendencia del IRPF en su conjunto puede estimarse positiva.

Por su parte, el Impuesto de Sociedades ha aportado hasta abril a las arcas forales 40,4 millones, un 32,6 % más.

La imposición indirecta ha crecido hasta los 307,3 millones, es decir 33,9 millones más. A través del IVA se han ingresado 206,4 millones, un 16,6 % más, y a través del Impuesto de Hidrocarburos 69,2 millones, un 6,4 % más. EFE



Dejar respuesta