Javier Maroto ha llegado esta mañana a la sede de la Fiscalía del País Vasco en Bilbao para declarar por la denuncia de SOS Racismo en la que se acusa, entre otras cosas, de incitar al odio por sus declaraciones sobre el fraude social en Vitoria.

Tras 66 minutos de declaración ante Juan Calparsoro, Fiscal Jefe del País Vasco, a atendido a los medios que le esperaban en la puerta. Se ha mostrado satisfecho de su comparecencia en la fiscalía. En declaraciones a Espejo Público de Antena 3 ha explicado que el 64% de los magrebíes reciben ayudas sociales según datos del Gobierno Vasco. Que su propuesta es similar a cómo se están gestionando las ayudas sociales en países escandinavos. También ha recordado que SOS Racismo ha reconocido que empadronó de forma irregular a cientos de inmigrantes. Ha querido  puntualizar que el color de la piel no hace ni mejor ni peor a nadie y que apoya a todos los extranjeros que llegan a trabajar y a labrarse un futuro.

Antes de todo esto, el alcalde llegaba temprano a Bilbao, se tomaba un café en una cafetería cercana y después, acompañado de su jefe de gabinete y de un abogado, se dirigía  andando hasta la sede de la Fiscalía. En la puerta se habían congregado  una veintena de miembros de SOS Racismo, entre ellos su líder alavés Fede García. Maroto ha entrado entre gritos que le acusaban de racista.

Fede García ha aprovechado la presencia de los medios de comunicación para volver a hacer un llamamiento a los grupos de la oposición para que consensúen una moción de censura contra el alcalde de la capital alavesa.



Dejar respuesta