El entrenador del Deportivo Alavés, Juan Ramón López Muñiz, recordó a su antecesor, Asier Garitano, tras sellar con un triunfo (1-2) en el campo del Real Betis su permanencia en Primera, al destacar que «también es parte del objetivo logrado».

Muñiz, que sustituyó hace tres jornadas a Garitano, aseguró que «no valía el empate, quería lograr la permanencia ganando» para «no depender de los rivales», y consideró que «una gran segunda parte» de sus jugadores, con especial incidencia de «los que entraron» durante el partido, les permitió sumar una victoria «justa».

«Se ha dado el partido que esperábamos. Ahora, en lo único en que pienso es en encontrarme con la familia porque han sido quince días duros.

Lo hemos visto y era emocionate

Dice mucho ver llorando a Manu (García), el capitán, por la salvación en el centro del campo», añadió el técnico asturiano. Ha sido al final.

Muñiz agradeció «al club la oportunidad» que le brindó con «este reto» de salvar la categoría y resaltó que «desde el primer día hubo una gran predisposición» que le ha permitido «disfrutar como nunca lo había hecho» en un Alavés que le ha dado «todas las facilidades del mundo».

El preparador gijonés ha «sentido los colores» del Alavés e ignora si «es un punto seguido o no», ya que su contrato era «para quince días».

«Vitoria merece estar en Primera», aseveró, además de celebrar que «no haya habido que esperar a la última jornada; no valía el empate, no había que especular y esperar un triunfo ante el Barcelona», concluyó. EFE


Compartir

Dejar respuesta