eh bildu

Los movimientos de pensionistas de Bizkaia y Alava han coincidido este lunes en apostar por seguir movilizándose en defensa de un sistema público de pensiones, porque «hay motivos para redoblar nuestra presencia en la calle», como ha dicho Andrea Uña, portavoz del Movimiento de Bizkaia.

Los pensionistas de Bilbao y Vitoria han celebrado sus habituales concentraciones de los lunes, donde las propuestas del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, han centrado las intervenciones.

Ante el Ayuntamiento de Bilbao, Uña ha advertido sobre las propuestas del gobierno que «nos siguen viniendo con cuentos. Escrivá habló de la brecha de género. Las mujeres tenemos más contratos parciales y sufrimos la economía sumergida y de ahí vienen nuestras pensiones de miseria»

«La clave, ha subrayado, es conseguir la pensión mínima de 1.080 euros», y por ello, van a seguir con su apuesta por la movilización, «luchando por nuestros derechos y apoyando a sanitarios y trabajadoras de residencias».

Por ello, en los próximos días se sumarán a la manifestación convocada este sábado en Bilbao contra el cierre nocturno del Punto de atención continuada (PAC) de Deusto, y, una semana después, habrá una manifestación el próximo 13 de febrero en las tres capitales vascas y en Pamplona.

También las reformas han sido las protagonistas de la concentración en Vitoria, en la plaza Nueva. Allí, el Movimiento de Pensionistas de Álava ha denunciado la intención tanto del Gobierno español como de la Unión Europea de «generalizar los planes de pensiones privados» con la creación de un nuevo marco jurídico para impulsar un fondo de promoción pública y gestión privada.

Los pensionistas alaveses han criticado la insolidaridad de los fondos privados al basarse en «la especulación financiera» y en hacer «negocio con las necesidades sociales» al buscar únicamente su rentabilidad.

Arabako Pentsionistak han reclamado medidas para paliar «la brecha de género» en el sistema de pensiones y han rechazado la de ampliar el periodo de cálculo de la pensión hasta los 35 años trabajados, una iniciativa que «el rechazo social ha obligado a retirar por ahora».

También el movimiento de pensionistas de Álava ha animado a la sociedad a seguir movilizándose en defensa de un sistema público de pensiones de cara a presionar para que la negociación de la nueva Ley de pensiones no suponga «un recorte de derechos». EFE



3 Comentarios

  1. MI APOYO a la lucha y presión que está haciendo esta gente pero me gustaría hacerles llegar un mensaje sobre un punto crítico sobre el que no están focalizando sus mensajes, e insisto es crítico y fundamental.
    Hablo de Elkarkidetza, Itzarri, Geroa……. EPSVs …. tiente kojo..es… PUBLICAS….. con el dinero de todos para unos pocos privilegiados. SON UN CANCER INSTITUCIONALIZADO….. hay gente que con dinero público , y cobrando de lo público, se está preparando unas pensiones cojonudas mientras los demás estamos jodidos, YA TE DIJO YO QUE POCO FUNCIONARIO VA A VUESTRAS RECLAMACIONES……. Y ESTAN APOYADOS POR SINDICATOS.
    El dinero que pedís y que os niegan por que no hay para todos se lo llevan los listos de los funcionarios con sus epsvs…. ¿Como puede un sindicato participar en semejante sistema?
    Por favor preguntad a los sindicatos que apoyan estos instrumentos y ponedles en evidencia….. YA!!!!!

      • Insisto, hoy día, la media de las pensiones en Euskadi supera a los sueldos de todos nuestros jóvenes que se están incorporando al mercado laboral. Todos esos pensionistas que se quejan son los que no cotizaron cuando pudieron hacerlo y ahora pretenden que les den lo que ellos no dieron. Conozco de primera mano a muchos que pudiendo haber subido su base de cotización preferían llevárselo crudo al bolsillo. Así que ahora, a recoger lo que sembraron y menos hacerse las víctimas.

Dejar respuesta