140 personas viven en la calle en Vitoria
foto ajena a la información

EH Bildu reclamará en el próximo pleno municipal que se reactive el Dispositivo de alojamiento Invernal (DAI) y su oferta de plazas de atención cuando, debido a la climatología, así se requiera, y evitar de esta manera situaciones de riesgo vital y fallecimientos en la calle.

Asimismo, EH Bildu solicitará que se retome la flexibilidad en los criterios de acceso a la red de Servicios Sociales de primera acogida.

La concejala de EH Bildu Rocio Vitero ha señalado que como Ayuntamiento «debemos retomar la atención flexible y directa de acogida dentro de los servicios sociales, que se permita el acceso directo a estos espacios seguros de pernocta para las personas más vulnerables el municipio. Debemos dar una respuesta a las personas que viven en la calle».

EH Bildu ya advirtió mediante una moción presentada en el mes de junio de que era evidente el aumento tras la pandemia de personas que vivían en la calle. En 2019 Gasteiz tenía contabilizadas 105 personas, según datos del propio Departamento de Servicios Sociales. Ahora, son diferentes asociaciones y entidades privadas las que
cifran entre 110 y 140 las personas que a día de hoy residen en calle.

«A pesar de que para este gobierno son cifras únicamente, lo que hay detrás de estos números son personas con nombre y apellidos, que tienen derecho a ser atendidas y que esta administración no se lo puede negar».

Cada vez son más las personas en esta situación y, sin embargo, el gobierno de PNV y
PSE modifica los criterios para impedir el acceso a los centros de atención», destaca
Vitero. Del mismo modo, la concejala ha mostrado su preocupación por la inacción del
gobierno Urtaran frente a una tónica que no hace sino encrudecer la situación de estas
personas.

1 SOLO ATENDIDO

Fiel reflejo de ello son los datos recabados en 2020 donde se atendieron a 11 personas, y los recabados en lo que llevamos de año 2021, que únicamente registra una sola persona atendida frente a las más de 100 que se atendían antes de la pandemia.

Gasteiz siempre ha sido considerada como ciudad de acogida, en la que personas que
estaban de paso o con intención de asentarse en la misma eran bien recibidas. En la
actualidad Gasteiz cuenta con una red de recursos residenciales que incluyen el CMAS,
Aterpe, viviendas tuteladas o incluso el DAI, para atender a personas que se encuentran
en situación de vulnerabilidad social y que carecen de una vivienda donde residir. Se
trata de una red de recursos flexible y que se adapta a las necesidades de las personas
en situación de calle, y donde poder pernotar y cubrir necesidades básicas como la
alimentación o la higiene. Por ello son recursos de acogida de primera atención donde
personas que acuden por las noches directamente a estos espacios pueden ser
atendidas y sirve de primer contacto con la red de servicios sociales.

Sin embargo, en el caso del DAI se ha visto recortado, habiendo perdido durante el
último invierno 20 plazas de atención. «El gobierno de Urtaran sigue recortando en los
servicios de atención a las personas más vulnerables. El cierre del DAI, precisamente,
durante la época invernal, pone en riesgo la salud y las vidas de quienes residen en la
calle. No podemos, ni como institución ni como sociedad, seguir mirando para otro
lado, hacer invisibles a las personas que viven en calle y desantenderlas hasta límites
como el de no ofrecerles ni un techo bajo el que cobijarse cuando la climatología es
más adversa», ha denunciado Vitero, quien apunta además que se recortaron más de
60.000 euros para la atención en el Dispositivo.

Euskadi, entre las comunidades que menos gasta en centros para los sintecho

Euskadi es la cuarta comunidad autónoma que menos dinero dedica a los centros para alojar a personas sin hogar, con una media de 219.759 euros al año en cada uno de ellos.

Así lo refleja la encuesta sobre centros y servicios de atención a personas sin hogar que ha difundido este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos de 2020 que compara con los de 2018, ya que esta información se elabora cada dos años.

En ella se observa que en Euskadi el número medio de plazas en 2020 fue de 4.260, un 13,4 % más que en 2018, cuando estaban alojados en estos centros 3.755 personas sin hogar.

El año pasado, marcado por la pandemia, la ocupación media fue del 81,5 % y el 28,8 % de los residentes eran mujeres.

En el conjunto de España, los 1.019 centros para gente sin hogar que hay alojan cada día a 17.772 personas, una cifra que ha disminuido un 1,3 % en 2020 respecto a dos años antes y que ha hecho que la capacidad de ocupación de estos lugares se sitúe en el 86,2 % (89 % en 2018).

Durante el confinamiento del año pasado se ocuparon el 88,3 % de las 21.035 plazas ofertadas frente al 84 % de ocupación en invierno, lo que «posiblemente» se debe a las restricciones de aforo.

De las 17.772 personas de media diaria acogidas, el 27 % (4.795) eran mujeres.

En su encuesta el INE detalla que de estos 1.019 centros para personas sin hogar el 16,4 % está especializado en la atención a inmigrantes y el 7 % a mujeres víctimas de violencia de género, mientras que el 76,6 % restante no estaba especializado o atendían otra dedicación.

En cuanto al gasto anual, en el 39,7 % fue de 100.00 euros o menos y en el 44,2 % de entre 100.000 y 500.000 euros. Los centros que superan el medio millón de euros son el 15,8 % del total. EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta