Las nuevas OPE tendrá pruebas complementarias y entrevistas

0
ope decepciones
entreseccion_noticia

(EFE).- Las futuras Ofertas Públicas de Empleo (OPE) de Osakidetza serán procesos menos numerosos en plazas, con exámenes teóricos tipo test, con tribunales examinadores más reducidos y elegidos por sorteo y podrán contar con pruebas complementarias como entrevistas y presentación de proyectos.


Así lo ha detallado en comisión en el Parlamento Vasco el director general de Osakidetza, Juan Luis Diego, quien ha presentado el nuevo modelo de OPE que se quiere implementar de manera «progresiva» -en las próximas pruebas- después de las irregularidades en la OPE 2016-2017, que están siendo investigadas judicialmente y que costaron el cargo, entre otros, al anterior consejero de Salud, Jon Darpón.

En total son 37 medidas de mejora, entre ellas las 12 pactadas entre Osakidetza y Satse, Sindicato Médico y UGT, que se aplicarán en cinco ámbitos: el normativo (con 3 medidas), planificación (4), tribunales (9), exámenes (14) y en aspectos generales (7).

Entre las nuevas medidas en el ámbito de los tribunales se propone la elección por sorteo de sus miembros y la reducción en su número, ya que por norma general estarían compuestos por 5 o 7 miembros e incluso se prevé que puedan ser 3 en pruebas muy especializadas.

Todos ellos deberán firmar un código de conducta que recoge las obligaciones éticas, sus derechos y obligaciones, y habrá un programa de formación para los miembros del tribunal.

En materia de exámenes se va a dotar a los miembros de los tribunales de un manual operativo para la elaboración y corrección de las pruebas, con el objetivo de homogeneizar.

El Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP) será el encargado de elaborar las pruebas teóricas en formato test.

En el caso de las pruebas prácticas serán elaboradas por más de una persona, para evitar que una sola tenga la certeza del contenido final del examen. De hecho se prevé que la elaboración de las mismas queden a cargo de los tribunales.

Además se introducirá el elemento de azar en la concreción final de las pruebas a hacer por los opositores. Así, el mismo día del examen se determinará por sorteo cuál de las pruebas elaboradas es la que finalmente deberán hacer los aspirantes.

Por otro lado se quieren ir introduciendo de manera progresiva pruebas complementarias a las de los conocimientos teóricos, como la presentación de memorias y proyectos, así como entrevistas conductuales estructuradas orientadas a profundizar en el examen curricular de los candidatos en determinadas categorías. Con carácter piloto, se prevén nuevas pruebas de acreditación de competencias.

El director general de Osakidetza ha dicho que se quiere reducir el peso de las pruebas teóricas en los procesos selectivos para cubrir plazas de especialistas formados en residencia.

También se prevé realizar análisis estadísticos de distribución de resultados para ver si las puntuaciones obtenidas se ajustan o no a una distribución normal.

En materia de planificación se ha optado por dejar a un lado las OPE masivas para aportar por procesos menos numerosos y ágiles que permitan una resolución más rápida de los mismos.

Diego ha indicado que el concurso-oposición es el sistema general de acceso a la condición fijo de Osakidetza, pero el nuevo modelo incluye la posibilidad de abrir el acceso a través del concurso -acreditación de experiencia, formación y mérito- en algunos puestos con funciones altamente especializadas y ligadas a la investigación.

El director general de Osakidetza ha especificado que con todas estas medidas se pretende ofrecer garantías para evitar irregularidades y ha remarcado que se trata de un modelo abierto al que se puedan ir incorporando más acciones, algo que también ha subrayado la consejera de Salud, Nekane Murga.

Diego ha remarcado que todas estas medidas se tienen que negociar con los sindicatos a la hora de preparar cada OPE y que en la elaboración de este nuevo modelo se recogen aportaciones tanto de los colegios profesionales, de los grupos políticos, del IVAP, del Ararteko, de la UPV/EHU y del profesor Jiménez Asensio.

Murga ha asegurado que ese nuevo modelo es más necesario que nunca porque en los próximos años se prevé la mayor renovación de plantilla de Osakidetza desde su creación y ha añadido que nace de un proceso «participativo» – no es el modelo solo del Gobierno Vasco, ha descrito- tiene «vocación de consenso» y busca «relanzar» la confianza en el Sistema Vasco de Salud . EFE

Compartir

Dejar respuesta