4 zonas de Bizkaia en los récords históricos de lluvia

El cierre de la A-68 a la altura de Orozko en dirección Zaragoza ha sido el principal problema causado por las lluvias esta madrugada en Bizkaia, aunque ya se ha solucionado y la carretera está abierta, en una mañana en la que llueve menos en este territorio.

Las lluvias débiles que se están dando esta mañana en Bizkaia han permitido que baje el cauce de los ríos y las calles anegadas ayer estén hoy vacías de agua. Vecinos, bomberos y brigadas municipales han dedicado la mañana a limpiar las calles de barro y árboles.

La pleamar ha pasado a las 9.13 horas sin desbordamiento de la ría, ni siquiera en la curva de Elorrieta, habitual punto de conflicto.

El principal problema en las carreteras han sido el citado, esta noche en la autopista AP-68 en Orozko, cortada por un desprendimiento sobre las cuatro y media. Tras cuatro horas de trabajo se ha abierto la circulación.

El otro desprendimiento de tierras destacado ha sido en la BI-633, que ha cortado el alto de Trabakua, entre Berriz y Markina. Los bomberos informan de que este derrumbe cada vez es más grande, por lo que permanecerá tiempo cerrada.

En el resto, en numerosas zonas de Bizkaia sigue habiendo balsas de agua en calles y carreteras secundarias, pero sin gravedad. De hecho, los equipos de mantenimiento de carreteras de la Diputación de Bizkaia han atendido cerca de 40 incidencias en las últimas 24 horas a causa del temporal.

Las riberas de Cadagua, que dejó ayer inundaciones en Güeñes y Sodupe, están mejor que ayer, mientras que otro río que suele dar problemas, el Nervión a su paso por Basauri y Galdakao, tampoco ha provocado incidentes graves más allá de recomendaciones de no aparcar en las riberas.

Entre lo más reseñable, agentes de la Ertzaintza han rescatado esta madrugada a mujer y sus dos perros al quedarse bloqueados en su casa de Mungia por la crecida del río, mientras que los bomberos han tenido que colocar sacos en la residencia de Otxandio, junto con un grupo de voluntarios, para evitar que se anegara el edificio.

Además, los bomberos han retirado cinco árboles caídos en Ispaster, Erandio, Kortezubi, Portugalete y Plentzia y han realizado tres saneamientos de la estructura de otras tantas fachadas en Urduliz, Sopela y Santurtzi, así como un achique en Durango.

Tras la tregua matinal con lluvias débiles, la preocupación se mantiene de cara a la noche, como ha avanzado el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, ya que se espera otro frente con abundantes lluvias.

En concreto, tras la reunión de la mesa de crisis, Erkoreka ha señalado que se mantendrán la alerta naranja por lluvia persistente en Gipuzkoa y los avisos amarillos por lluvia persistente en Bizkaia y Alava hasta mañana a las nueve de la mañana.

El temor es que, como los ríos bajan bastante crecidos, es más fácil que vuelvan a desbordarse si se confirman las fuertes lluvias. EFE



Dejar respuesta