comercio

Las empresas vascas vendieron por internet a lo largo del año pasado un 2,7 % más que el año anterior y compraron a través de esta vía un 5,9 % por encima que en 2019. En este crecimiento de ventas general en Euskadi, destaca la bajada en Alava. 

El Instituto Vasco de Estadística-Eustat estima que las ventas electrónicas supusieron de media el 46,6 % de las ventas totales y el 40,2 % de las compras realizadas por las empresas a lo largo del año pasado.

Casi el 27 % de los establecimientos vascos, unos 43.000, realizaron comercio electrónico, una cifra que supone dos décimas menos que el año anterior aunque el valor fuera mayor.

El volumen de negocio generado en 2020 a través de la red o mediante otros sistemas electrónicos, como correo electrónico o intercambio de datos electrónicos (EDI y otras redes), ascendió en 2020 a 22.092,4 millones de euros en cuanto a ventas electrónicas realizadas y a 16.784,1 millones en compras.

Destaca el crecimiento de las ventas que se registró tanto en Bizkaia (5,4 %) como en Gipuzkoa (2,8 %), mientras que Álava descendió el 0,8 %.

COMPRAS CIUDADANAS AL ALZA

En los tres territorios aumentaron las compras, el 7,3 % en Bizkaia, el 5 % en Álava y el 4,1 % en Gipuzkoa.

Por tamaño de los establecimientos, es en los que tenían 10 o más empleados donde mayor cantidad económica se intercambia a través del comercio electrónico, con el 81 % de las ventas electrónicas y el 70,2 % de las compras electrónicas totales.

La disminución de 0,2 puntos del porcentaje de establecimientos que participaron en el comercio electrónico se produjo por el descenso de los que compraron electrónicamente, 0,7 puntos porcentuales menos que el año anterior, ya que los que realizaron ventas electrónicas aumentaron 0,6 puntos.

Actualmente, el 24 % del total de establecimientos compran electrónicamente mientras que el 7,6 % realizan ventas electrónicas.

La gran mayoría del total facturado por medios electrónicos en Euskadi, el 74,2 %, tuvo como receptores a otras empresas, el 24,2 % se ha dirigió a consumidores particulares y el 1,7 % restante se repartió entre otro tipo de clientes, como las administraciones públicas.


Compartir

Dejar respuesta