visitar forualdundia- diputación foral-1(1)

Los partidos de la oposición en la Diputación de Álava, EH Bildu, PP y Elkarrekin, se han mostrado críticos ante el presupuesto para 2021 presentado este jueves por el gobierno foral PNV-PSE ya que consideran que no da respuesta a la crisis ocasionada por la pandemia.

El principal grupo de la oposición, EH Bildu, ha opinado que el presupuesto se queda «corto» y ha lamentado que el gobierno foral no recurra «a la totalidad de la deuda posible» en una situación «tan crítica».

Su portavoz, Kike Fernández de Pinedo, ha reclamado realizar «un esfuerzo excepcional» ante la pandemia para lo que estima se deberían incrementar las cuentas en unos 50 millones de euros para poder hacer frente «a las necesidades de la crisis y atender a los sectores más golpeados».

El Partido Popular ha señalado que los presupuestos son «absolutamente insuficientes» para afrontar la recuperación y reactivación económica del territorio y ha lamentado la falta de «planes de rescate» para los sectores que peor están pasando la crisis, así como «proyectos de inversión» en apoyo a la industria y al tejido productivo.

Su presidente en Álava, Iñaki Oyarzábal, ha denunciado la «nula voluntad» de cara a alcanzar un acuerdo por parte del PNV y PSE-EE y ha indicado que las cuentas no hacen «el esfuerzo adecuado ante el momento que vivimos».

Elkarrekin Araba ha manifestado que los presupuestos son «claramente insuficientes» para la recuperación económica del territorio y ha reclamado medidas fiscales para no encomendar todas las cuentas al endeudamiento.

La formación morada ha criticado que el presupuesto destinado a la recuperación económica y el empleo sea «sólo el 4,4 % del total», y que las cuantías destinadas al comercio, el turismo y la hostelería «no se corresponden con las necesidades» que tienen estos sectores debido a la pandemia.

Álava presenta un presupuesto de 527,7 millones para 2021

EFE).- La Diputación de Álava contará con un presupuesto récord de 527,7 millones de euros en 2021, un 1,8 % más que el anterior, con el objetivo de afrontar la crisis generada por la pandemia.

El diputado general de Álava, Ramiro González, y la diputada de Hacienda, Finanzas y Presupuestos, Itziar Gonzalo, han presentado este jueves el proyecto presupuestario para 2021.

Se trata de «los presupuestos más altos de la historia de la Diputación» que aumentan en 4,9 millones de euros respecto al 2020, a pesar de los 146,3 millones de caída en la recaudación foral y de la necesidad de acudir a la deuda por la situación excepcional derivada de la crisis sanitaria.

González ha definido el proyecto de «ambicioso» y ha subrayado que pretende reforzar a los sectores más afectados por la pandemia «sobre todo del ámbito social y el económico».

Apoyar las políticas de cuidados, reactivar la economía y el empleo, la transición energética, el cambio climático, la digitalización y la innovación son los ejes de las nuevas cuentas públicas para Álava, que incluyen una inversión de 105,1 millones, 2 más que en 2020.

El departamento de Políticas Sociales es el gran protagonista al copar el 49 % del presupuesto, con un total de 241,8 millones, de cara a «reforzar las políticas de cuidados».

El Instituto Foral de Bienestar Social contará con 224,2 millones de euros, un 7,3 millones más que en 2020, en «un importante esfuerzo ante la caída de la recaudación».

En este apartado destacan los 85 millones de euros destinados a las personas mayores, 37 millones para el área de discapacidad con la creación de un nuevo centro residencial, 26,3 millones para el área de menores y familia, 23,1 millones dirigidos a las ayudas a la dependencia y 13,6 millones para el servicio de ayuda a domicilio, entre otras partidas económicas.

El gobierno foral destina 23,4 millones de euros a la recuperación económica y el empleo, entre los que destacan 6,2 millones para la creación de empleo en el sector primario, 2,4 para reactivar el sector agroganadero, 1,7 millones de apoyo al turismo, 1,2 para relanzar el comercio y 500.000 euros de ayudas al sector hostelero, entre otras.

La Diputación destina asimismo 18 millones de euros a «proyectos transformadores», de los cuales 9,9 van a movilidad sostenible en proyectos como el Bus Eléctrico Inteligente, la ampliación del tranvía y el transporte comarcal y 1,3 para promover proyectos de energía solar e iniciativas para mitigar el cambio climático.

La digitalización contará con 8 millones de euros en un ámbito en el que destacan los 5,9 millones de euros destinados a la digitalización de la Hacienda alavesa y la innovación social y económica dispondrá de 5,7 millones de euros con nuevos proyectos como el Araba Talent con 625.000 euros, el centro de fabricación avanzada en automoción con 200.000 euros y el centro de investigación del envejecimiento con otros 200.000 euros.

El departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad y el de Fomento del Empleo, Comercio, Turismo y Administración Foral copan el 11 % y el 10 % respectivamente del presupuesto, a los que les sigue Equilibrio Territorial con el 7 % y Agricultura, Medio Ambiente y Urbanismo con el 5 % del total.

González ha indicado que, «a diferencia de lo que ocurrió en la anterior crisis económica, la obra pública no va a parar» por lo que se destinan 36,8 millones de euros a inversiones en carreteras y al plan foral de obras y servicios.

Itziar Gonzalo ha explicado por su parte que la Diputación acudirá a la deuda para poder asumir el presupuesto hasta los 106,8 millones de euros con una previsión de amortización de 66,3 millones que dejará un endeudamiento de 40,5 millones de euros.

Una nuevo endeudamiento que deja en 545,5 millones de euros la deuda vida de la institución foral, aunque la diputada de Hacienda ha garantizado un «uso prudente de la capacidad de deuda para no hipotecar la capacidad de endeudamiento a futuro».

Los diputados forales presentarán la próxima semana el proyecto presupuestario de sus diferentes departamentos ante los grupos de la oposición, posteriormente se abrirá un plazo para la presentación de enmiendas y alegaciones y, tras su tramitación en la comisión de Hacienda, Finanzas y Presupuestos, será el pleno de las Juntas Generales de Álava el que proceda a su aprobación final.

El gobierno alavés, PNV y PSE-EE, no tendrá mayor problema a la hora de aprobar las nuevas cuentas públicas, ya que tiene mayoría en la cámara foral al sumar 27 procuradores frente a los 24 de la oposición. EFE


Compartir

Dejar respuesta