foto diputacion

La crisis provocada por la COVID-19 ha afectado con suspensiones o retrasos al 82,6 % de las actividades culturales vascas previstas durante los meses de marzo, abril y mayo y dos tercios de los trabajadores del sector considera que las consecuencias serán graves o muy graves.

Así se desprende de las respuestas del cuestionario del Observatorio Vasco de la Cultura que han cumplimentado los profesionales del sector para conocer el impacto de la crisis, algunas de cuyas conclusiones provisionales ha dado a conocer este viernes el consejero de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria.

El consejero ha comparecido en la Diputación Permanente del Parlamento Vasco para recordar algunas de las medidas puestas en marcha para los ámbitos de su competencia: la cultura, el deporte y el euskera.

Ha adelantado que hasta la fecha se han presentado 562 solicitudes para acogerse a ERTE por parte de empresas de creación cultural, artísticas y espectáculos y otras 121 de actividades relacionadas con bibliotecas, archivos, museos y otras actividades culturales.

Según la encuesta, la mitad de las actividades culturales previstas se ha retrasado y una de la cada tres se ha suspendido. Además, la venta de libros y discos ha caído un 62,5 %.

Una de las conclusiones de esta encuesta, en la que han participado 243 profesionales, es que han sido las empresas con menores ingresos las que están sufriendo un mayor impacto, lo que evidencia la «debilidad» de las pequeñas empresas culturales, ha señalado.

Otro dato es que el 44 % ha mostrado su preocupación por la escasa capacidad que tienen para hacer frente a esta situación.

También se concluye que este sector ha recurrido de forma escasa a las medidas de apoyo institucionales puestas en marcha, una circunstancia sobre la que «habrá que reflexionar», ha reconocido el consejero.

Zupiria ha recordado algunas de estas medidas impulsadas por el Ejecutivo vasco como la línea dotada de 2,5 millones de euros para los profesionales del mundo de la cultura cuya actividad se ha visto cancelada o suspendida por el estado de alarma.

También se ha referido al fondo de liquidez para autónomos y empresas, a través de Elkargi. Según los últimos datos, se han recibido 406 solicitudes de financiación en el fondo cultural y deportivo, y de momento se han aprobado 177 por valor de 8,5 millones de euros.

Ha explicado que el Gobierno Vasco está trabajando con otras instituiciones para la reprogramación cultural aunque ha precisado que la mayoría de eventos compete a los ayuntamientos, que son los que tienen que tomar las decisiones. En los próximos meses, ha añadido, hay que recuperar la oferta y el consumo cultural y resucitar el sector con determinados criterios.

El consejero también ha puesto en valor la actitud de colaboración «modélica» con las comunidades que ha tenido el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez, para implementar medidas de apoyo al sector.

Sin embargo, ha reconocido la incertidumbre y la preocupación con la que se vive en el ámbito cultural, el deporte y el euskera.

En relación al euskera ha señalado que la pandemia ha influido negativamente en la normalización de este idioma porque el confinamiento ha sacado a miles de niños de las escuelas, centros en los que para muchos es la única posibilidad de relacionarse en la lengua vasca.

Pero ha destacado la importancia que están teniendo los programas educativos audiovisuales en euskera en EITB y ha anunciado que este año no se suspenderá la segunda edición de Euskaraldia.

También ha reconocido que administraciones como la del Gobierno Vasco han «fallado» en su actividad comunicativa durante la crisis al no ser capaz de garantizar la igualdad lingüística.

Asimismo ha lamentado que se tendrán que retrasar los plazos del plan previsto de promoción del euskera en el ámbito socioeconómico. «Esta crisis ha puesto de manifiesto las fortalezas y debilidades del proceso de normalización del euskera», ha asegurado.

En ámbito deportivo, ha considerado que la actividad no volverá a la normalidad durante un tiempo. «No sabemos lo que nos espera. Esta nueva forma de vida puede tener un impacto importante en el sector cultural y deportivo», ha remarcado.

También ha recordado que a partir del 1 de junio se reabrirán museos, bibliotecas y se reanudarán algunas actividades y eventos culturales con las medidas sanitarias necesarias.

Sobre la apertura de instalaciones deportivas municipales, ha dicho que la decisión corresponde a los ayuntamientos y de momento «no son partidarios» de abrirlas. EFE

Álava impulsará la programación de cultura local para apoyar al sector

La Diputación Foral de Álava priorizará la generación y programación cultural con el objetivo de impulsar «a la cultura local» y a «la obra patrimonial pública» de cara a afrontar la recuperación del tejido cultural tras la crisis provocada por la COVID-19.

La diputada de Cultura y Deporte, Ana del Val, ha señalado ante la comisión celebrada este viernes en las Juntas Generales que el gasto en su departamento irá destinado a «generar actividad y programación» para impulsar al sector profesional de la cultural local alavesa y vasca, ya que genera «desarrollo económico en el territorio».

La responsable alavesa de Cultura ha destacado que se trabajará por «mantener y reactivar» tanto las obras de patrimonio histórico ya comenzadas como las pendientes de elaborarse con la finalidad de continuar con la «contratación pública».

Del Val ha reiterado que «la cultura no puede ser la pagana de la crisis» ya que además de contribuir «a construir una sociedad mejor», forma parte del tejido productivo a «proteger y recuperar» y ha hecho hincapié en la importancia de las empresas culturales que contribuyen «al enriquecimiento» social y económico del territorio.

Asimismo, ha mostrado su preocupación por la situación del deporte en Álava, ya que su situación de incertidumbre es «la misma o mayor» que la de la cultura y ha explicado que los esfuerzos se centrarán en apoyar el gasto de las diferentes federaciones deportivas e intentar recuperar el deporte escolar.

Y es que esta misma semana, la Diputación alavesa decidió dar por finalizada de manera definitiva el programa de deporte escolar 2019-2020, un plan que ofrece 40 modalidades deportivas a unos 22.000 niños ya que, en la actual situación, «no está asegurado el mínimo obligatorio de salud y seguridad» para los menores. EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta