Abelardo acaba de enviar una carta a la afición del Alavés. Ha sido el club el encargado de distribuirla. Y el propio ex entrenador reconoce que él toma la decisión de irse. Lo hace con señorío, como es él, y con alavesismo, deseándo lo mejor a quienes deja.

Es su tercera etapa en Vitoria. Una como jugador y dos como entrenador. Y no cabe duda que el cariño es mutuo.

Se va sin generar duda. Toma él la decisión. No se esconde, no ha buscado el cobro del resto del contrato aguantando contra viento y marea. Se va y punto.

¡Grande Pitu! ¡Suerte!

Abelardo: Quiero que el Alavés se salve y por eso tomo esta decisión

El hasta este lunes entrenador del Deportivo Alavés, Abelardo Fenrández, ha asegurado que quiere que el equipo salve la categoría y que, por eso ha tomado «esta decisión tan dura».

En una carta de despedida, el entrenador asturiano asegura que no es alguien que se rinda o tire la toalla, pero como «profesional honesto» ha creído que lo mejor es «dejar paso a otro en el banquillo».

«Lo hago con todo el dolor de mi corazón, pero es la única opción», dice el «Pitu» quien asegura que desde su llegada al club en enero ha dado «todo lo que tenía e incluso un poquito más en busca de la fórmula para sacar el equipo adelante».

Reconoce que no ha sido capaz de «dar con la tecla para que el Alavés encuentre el camino para lograr la permanencia en Primera» y no quiere buscar «culpables de todo lo que está pasando» porque eso solo llevaría a «embarrar el camino».

«Cuando uno no es la solución forma parte del problema y es mejor que, ahora que todavía hay tiempo de cambiar el rumbo del equipo, venga alguien que se sienta capacitado para hacerlo y con el que los jugadores consigan el objetivo», añade.

Abelardo insiste en que se ha «vaciado» pero que no está «satisfecho» con lo conseguido, aunque sí «orgulloso de no haber ahorrado ni una sola gota de sudor en el camino».

Concluye afirmando que desde ahora será «uno más de todos esos aficionados que desean con locura que el Alavés continúe una temporada más en Primera».

 

 

 


Compartir

5 Comentarios

  1. Como todo el mundo sabe, no es lo mismo cesar, dimitir, despedirte, marcharte que que te cesen, te dimitan, te despidan, te marches. Asi que no cuadra que se haya despedido gratis et amore. como tampoco cuadra que alguien con mínimo caché profesional en esto del espectáculo futbolero, acepte el «trabajo». Igual es que en la calle hace más frío que en el despacho del boss, o que total, no pierdo ná.

  2. En una cosa no estoy de acuerdo con Abelardo,»hasta siempre»NO ,»hasta luego»SI.En Vitoria siempre seras bien recibido!
    Mira que su implicacion era real que se sabia hasta la letra del centenario,algun jugador que otro,no sabra que ni se compuso…

    PITU ABELARDO!LOROLOLOLOLO!

  3. Entiendo lo justo de fútbol. En el agujero en el que estamos metidos, se quitan de encima al entrenador y pregunto: ¿Con qué razones lo justifican? y sigo preguntando; ¿Con esas mismas razones no debieran cesar también a alguno más de los que «hacen que hacen» en nuestro «Glorioso»?
    Está visto que la plantilla ha demostrado hasta el momento que ha sido incapaz de dar más de sí en el terreno de juego y creo que el responsable no es sólo el entrenador.
    Alguno más de los que se sientan en los sillones de Mendizorroza debiera pagar también por el desastre.

Dejar respuesta