grifo agua cumple bilbao vitoria donosti
amvisa

Dos centros de investigación de Euskadi, CIC Energigune y Tekniker, junto a la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), se han unido para producir hidrógeno limpio a partir de agua y calor para obtener una fuente de alto rendimiento energético y costes limitados de producción.

CIC Energigune, centro investigador sobre almacenamiento de energía electroquímica y térmica, lidera este proyecto colaborativo para producir hidrógeno, un elemento de máximo interés para la transición energética a fuentes limpias.

«El hidrógeno es uno de los vectores que acompañarán a la descarbonización total de ciertos sectores de la economía», ha destacado en un comunicado la directora de Tecnología del centro Tekniker, Ana Aranzabe.

Los promotores del proyecto consideran que están en condiciones de abrir «una puerta viable» a la producción de hidrógeno limpio, a través de reacciones termoquímicas.

El proyecto busca mejorar la productividad del hidrógeno mediante el uso de nanomateriales y materiales nanoestructurados, y para ello van a comprobar el comportamiento de estos materiales en una escala más próxima a la aplicación real.

Las principales novedades de este trabajo son el posible uso de residuos sólidos industriales como reactivos, lo que contribuiría a la sostenibilidad de la economía, y las bajas temperaturas de trabajo, que derivaría en una gran diversidad de fuentes de calor utilizables, lo que permitiría la conversión del calor residual de numerosas industrias en un combustible limpio de gran valor energético, explican los investigadores.

Para que estos materiales puedan ser sometidos a miles de ciclos de calentamiento-enfriamiento sin perder las propiedades que les permiten descomponer las moléculas de agua para producir hidrógeno, su diseño y optimización exige la aplicación de nanotecnologías.

Actualmente la producción de hidrógeno a gran escala se hace a partir de combustibles fósiles, lo que produce emisiones de CO2. Otros procesos, como los que se basan en la biomasa, tampoco han alcanzado la neutralidad completa a la hora de emitir CO2, y la electrolisis directa del agua tiene aún una baja eficiencia y un coste elevado.

La utilización de reacciones termoquímicas impulsadas por la energía solar térmica o el calor industrial residual pueden evitar esos problemas, por lo que esta investigación, que está financiada por el Gobierno Vasco aspira a facilitar la producción de hidrógeno limpio de manera integral. EFE


Compartir

Dejar respuesta