(EFE).- Un hombre de 43 años ha confesado el asesinato en Vitoria de una mujer de 60, con la que no tenía una relación sentimental aunque la conocía, y a quien presuntamente mató tras golpearla con una maceta para posteriormente descuartizar su cuerpo y arrojar sus restos al río, algunos de ellos ya localizados.

El presunto asesinato se ha conocido hoy, después de que ayer por la tarde una persona relacionada con el supuesto autor de la muerte de la mujer alertara a la Ertzaintza de un posible homicidio en una vivienda situada en el casco viejo Vitoria, según han confirmado fuentes del Departamento vasco de Seguridad.

Una patrulla se dirigió de inmediato a la vivienda, ubicada en el portal número 14 de la calle Nueva Dentro y, tras contactar con el inquilino del inmueble, el hombre confesó que asesinó a la mujer durante la noche del pasado miércoles día 15 en el propio inmueble.

El presunto homicida admitió que, tras golpearla con una maceta, le ocasionó la muerte y decidió entonces descuartizar el cuerpo, cortándolo con una sierra, para deshacerse después de los restos arrojándolos al río Zadorra, hasta donde los habría llevado poco a poco durante las siguientes jornadas, entre el jueves y el sábado.

El traslado de los restos mortales hasta las inmediaciones del puente de Abetxuko lo habría realizado en una maleta, que finalmente también lanzó al agua, según su testimonio. También se habría deshecho de la documentación de la víctima, arrojándola por una alcantarilla.

Tras montar un dispositivo de búsqueda en la zona del cauce del Zadorra, que todavía sigue activado, buzos de la Ertzaintza y la unidad canina han localizado algunos restos humanos, posiblemente una cabeza, que podrían pertenecer a la mujer muerta.

Además, los investigadores de la Ertzaintza han encontrado en la vivienda en la que supuestamente habrían sucedido los hechos diversos restos biológicos, que deberán ser analizados.

Según ha precisado el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, el presunto asesino conocía a la víctima, aunque al parecer no mantenían una relación afectiva.

El hombre ha sido conducido este mediodía al domicilio en medio de una gran expectación mediática y, según la Policía vasca, esta tarde continúa el registro de la vivienda, mientras que un juzgado de Vitoria ha decretado el secreto de sumario de este caso.

Una pareja que se encontraba en la zona ha explicado a Efe que conocía al presunto homicida porque es «de este barrio de toda la vida» y han comentado que el detenido «tenía sus problemas», aunque se han mostrado muy extrañados de que pudiera hacer «una cosa así».

Un vecino, en cambio, ha relatado que el detenido era un «desequilibrado y un drogadicto» y ha opinado que «esto se veía venir» ya que en otras ocasiones se ha tenido que llamar a la policía por problemas relacionados con él.

El Departamento de Seguridad ha confirmado que el detenido tiene antecedentes por consumo de drogas.

El presunto asesinato ha causado una gran conmoción en la capital alavesa y distintas instituciones y partidos han condenado este homicidio. EH Bildu incluso ha suspendido los actos de campaña de hoy.

El Instituto Vasco de la Mujer, Emakunde, ha mostrado su «más enérgica repulsa» por este asesinato, ha trasladado su apoyo a la familia y a su entorno, y ha pedido a la sociedad que «muestre una actitud activa hacia la violencia contra las mujeres».

El Ayuntamiento de Vitoria también ha expresado su «más absoluta repulsa» por esta muerte en una declaración institucional en la que anuncia que pone a disposición de la familia de la víctima los recursos de que dispone.

El consistorio ha llamado a la ciudadanía a participar mañana al mediodía en una concentración, mientras que el movimiento feminista de Vitoria ha adelantado esta protesta a esta tarde.

También la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, ha condenado el «brutal crimen» y ha afirmado que la sociedad no puede permitir que «la vida de tantas mujeres esté en peligro» en el entorno más próximo a los ciudadanos.

El candidato del PP al Senado por Álava Iñaki Oyarzábal ha repudiado asimismo este asesinato «cruel» y «espantoso».



Dejar respuesta