La agencia Fitch ha mantenido la calificación de solvencia financiera de Álava en ‘AA-‘, con perspectiva estable, la misma nota que le dio el año pasado.

La Diputación Foral de Álava ha dado a conocer esta calificación y ha recordado que la que le corresponde realmente a la deuda alavesa es la de ‘AAA’, la máxima, pero que no puede superar en más de tres niveles la atribuida al Estado, que es ‘A-‘, notable bajo.

Consecuentemente, a pesar de que la calificación de Álava está seis niveles por encima de la de España, el ‘rating’ que finalmente se le atribuye es el de ‘AA-‘, sobresaliente bajo.

Fitch valora el perfil del riesgo del Territorio Histórico, dada la baja probabilidad de que acontecimientos inesperados referidos a los ingresos, gastos o endeudamiento perjudiquen la cobertura del servicio de la deuda (amortización e intereses) con los recursos corrientes generados.

Ese perfil de riesgo es resultado de unos «sólidos ingresos fiscales», procedentes principalmente de impuestos directos e indirectos, «estrechamente vinculados al crecimiento del PIB, y que deberían beneficiarse de las sólidas perspectivas económicas para Álava».

Por la parte de los gastos, Fitch valora su crecimiento en línea con el experimentado por los ingresos y su carácter principalmente no cíclico, y pone de manifiesto la presión creciente esperada sobre el gasto social que puede provocar el envejecimiento de la población.

Respecto al marco de deuda y liquidez Fitch aprecia el carácter conservador de la estructura de la deuda, con una vida media de 4,6 años y un bajo coste medio de alrededor del 2,2 %, que, además, se ha visto mitigado por el volumen de ingresos financieros obtenidos por la gestión de los saldos de tesorería.

Como resumen, Fitch destaca la autonomía financiera y la economía fuerte de Álava, con un PIB per cápita un 50 % por encima de la media nacional, y una proporción de industria superior a la media española, lo que le lleva a subrayar su estabilidad económica. EFE



Dejar respuesta