Lehendakari Iñigo Urkullu País Vasco

El Gobierno Vasco y Elkarrekin Podemos han firmado este viernes el acuerdo que permitirá aprobar los últimos presupuestos de la legislatura, al que el lehendakari, Iñigo Urkullu, augura «continuidad» porque «serán estrictos en el cumplimiento de los compromisos adquiridos».

El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, y el secretario general y portavoz parlamentario de Elkarrekin Podemos, Lander Martínez, han rubricado el acuerdo en el Parlamento Vasco acompañados de sus equipos negociadores. Tras estampar su firma han escenificado el pacto con un apretón de manos.

El acuerdo compromete a Elkarrekin Podemos a no apoyar ninguna enmienda parcial no ha acordada previamente con el Gobierno y a garantizar la aprobación de las cuentas, lo que implica rechazar en el pleno de este lunes las enmiendas a la totalidad de EH Bildu y PP y abstenerse el día 27 en la votación definitiva.

De la misma manera, se compromete a no presentar ninguna iniciativa que «desvirtúe las magnitudes principales» de los presupuestos, aunque ello no supondrá una «merma de la libertad» para defender iniciativas acordes a «sus posiciones ideológicas y programáticas, que no contravengan el sentido de lo acordado».

Ambas partes actuarán con «lealtad» y evitarán actitudes «obstruccionistas» a la hora de desarrollar el acuerdo, que se cifra en 88,9 millones para 2020 y 112,6 millones en créditos de compromiso para 2021 y años posteriores, que llegan incluso hasta 2027. La cuantía total del presupuesto para 2020 asciende a 11.774 millones.

Antes de la firma del acuerdo, el lehendakari se ha referido al mismo durante el pleno de control: «Estoy seguro de que este primer paso tendrá su continuidad porque seremos estrictos en el cumplimiento de los compromisos adquiridos y porque cuidaremos el diálogo destinado a seguir construyendo Euskadi desde el trabajo en común», ha dicho.

También en la sesión plenaria Lander Martínez ha puesto en valor la «impronta» que han dejado en las cuentas y ha recalcado que Podemos no se conforma con quedarse en la crítica y que seguirá trabajando para que Euskadi siga creciendo y para solucionar los problemas, no para perpetuarlos.

La sociedad demanda una «política útil», llegar a acuerdos ante la posibilidad de una nueva crisis económica en la que toca «arrimar el hombro», ha añadido.

El pacto presupuestario, cuyo desglose económico ya se conoce, presenta las modificaciones aportadas por Podemos como una «mejora» dentro de un proyecto «realista y acorde con las de las disponibilidades presupuestarias existentes».

Se recoge asimismo que este acuerdo se firma «sin perjuicio» de que Gobierno y Podemos mantengan «sus propios postulados ideológicos, políticos y económicos» y que debe ser concebido como un «punto de partida y referencia sobre el que pueden realizarse las modificaciones y adecuaciones oportunas».

Se explica además que el acuerdo con la coalición morada se traduce en «una mayor dotación a las políticas de igualdad, prevención y erradicación de las violencias machistas, empleo, protección social, sostenibilidad energética y lucha contra el cambio climático».

La firma del acuerdo compromete únicamente a dos de los tres partidos coaligados en Elkarrekin Podemos, ya que Ezker Anitza-IU se desmarcó desde el principio de las negociaciones con el Gobierno y sus dos parlamentarios votarán en contra de las cuentas, aunque ello no impedirá que salgan adelante.

El pacto con Podemos supone un cambio de socio para el Gobierno, ya que los dos primeros ejercicios de la legislatura fue el PP el que facilitó la aprobación de los presupuestos. El año pasado las negociaciones se centraron en EH Bildu aunque el acuerdo no fructificó y las cuentas se prorrogaron ante la minoría parlamentaria de PNV y PSE-EE. EFE


Compartir

Dejar respuesta