El rey emérito en Vitoria
foto wikipedia

Juan Carlos I ha llegado este martes al aeropuerto de Foronda (Vitoria), donde ha mantenido un breve encuentro inesperado a pie de pista con Felipe VI, cuyo avión ha aterrizado pocos minutos después para desplazarse posteriormente en coche hasta Hernani (Gipuzkoa) para participar en un acto, han informado a EFE fuentes de la Casa Real.

Primero ha tomado tierra el jet privado del rey emérito, procedente de Ginebra (Suiza) y cinco minutos después lo ha hecho el avión oficial de don Felipe, que en un principio pretendía volar hasta el aeropuerto de San Sebastián, pero las condiciones meteorológicas han aconsejado que aterrizara en Foronda.

Al coincidir en tan poco espacio de tiempo, el rey Juan Carlos ha esperado la llegada de su hijo y en la misma pista del aeropuerto se han saludado con cordialidad y han mantenido una charla de unos dos minutos, según las fuentes.

A continuación, Felipe VI se ha montado en el coche oficial y la caravana ha emprendido viaje a Hernani, donde ha inaugurado la exposición ‘100 años de Eduardo Chillida con la colección Telefónica’.

Juan Carlos I se ha desplazado a Vitoria para someterse a una revisión médica, como ha hecho en algunos de los viajes a España, y desde la capital alavesa volará a Vigo (Pontevedra) para instalarse en Sanxenxo y participar en la regata de este fin de semana.

La última vez que coincidieron padre e hijo fue el pasado 8 de abril en Madrid en el funeral de Fernando Gómez-Acebo, primo de Felipe VI.

AMPLIACIÓN:

El rey emérito aterriza en Santiago con destino Sanxenxo para reencontrarse con la vela

 Juan Carlos I ha aterrizado este martes a las 19:45 horas en el aeropuerto compostelano Rosalía de Castro, procedente de Vitoria, para dirigirse desde allí a la localidad turística de Sanxenxo (Pontevedra), donde tiene previsto competir desde el viernes en una regata de la clase 6M.

El avión privado en el que ha viajado el exjefe del Estado tomó tierra por la mañana en Foronda (Vitoria) procedente de Ginebra (Suiza), donde reside la infanta Cristina, y pudo saludar brevemente a su hijo, Felipe VI, que en un principio pretendía volar hasta el aeropuerto de San Sebastián, pero las condiciones meteorológicas lo impidieron.

En la propia pista, padre e hijo se saludaron con cordialidad y mantuvieron una charla de un par de minutos. La última vez que coincidieron fue el pasado 8 de abril en Madrid en el funeral de Fernando Gómez-Acebo, primo de Felipe VI.

Tras pasar una revisión médica en la clínica privada del doctor Eduardo Anitua en la capital alavesa, el rey emérito se subió a su jet para dirigirse a Santiago de Compostela y, desde allí, trasladarse por carretera hasta la residencia de su amigo Pedro Campos, presidente del Real Club Náutico de Sanxenxo, que ejerce nuevamente de anfitrión.

Esta es la cuarta visita -la anterior fue hace menos de un mes- de Juan Carlos I este año a España, la undécima desde que se instaló en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) en agosto de 2020 por la polémica que suscitaron sus irregularidades fiscales y su conducta personal.

Desde entonces, esta es la primera ocasión en que el monarca aterriza en Santiago ya que su destino habitual, el aeropuerto de Vigo, se encuentra cerrado al tráfico aéreo y no tendrá actividad hasta el próximo 31 de mayo, cuando está previsto que se inaugure su nueva pista, en la que se invierten más de 23 millones de euros.

La regata en la que pretende competir el emérito con el Bribón se celebrará el viernes, sábado y domingo en Sanxenxo. EFE



Dejar respuesta